Editorial: Urgen ciudades saludables

Editorial: Urgen ciudades saludables

Es hora de planear centros urbanos pensando en prevenir enfermedades.

03 de diciembre 2015 , 08:16 p.m.

Cuando se vive en ciudades y poblaciones caóticas, contaminadas, inseguras y poco amigables, es imposible esperar que sus ciudadanos estén auténticamente saludables.

Como se sabe, la salud no se restringe al tratamiento de las enfermedades, sino que debe ser vista de manera más integral y teniendo en cuenta el bienestar individual y colectivo, que la gente reclama cada vez con más apremio.
Este fue uno de los conceptos centrales tratados durante el Tercer Foro Regional de Salud Urbana de las Américas, celebrado en Medellín esta semana y que reunió a representantes de 36 países del continente.

Como la mayoría de la población vive en ciudades, cada vez hay mayor acuerdo sobre la urgencia de que estas se proyecten pensando esencialmente en las personas y sus necesidades.

Las bases de este precepto fueron sentadas hace dos años, en Helsinki (Finlandia), por la Organización Mundial de la Salud (OMS), cuando lanzó la iniciativa ‘Salud en todas las políticas’. Esta propone que los países adopten un enfoque intersectorial de las políticas, en el que se tengan en cuenta, en forma sistemática, las repercusiones sanitarias de todas las decisiones y se eviten sus efectos perjudiciales, con el objeto de mejorar los indicadores de salud y bienestar, de manera colectiva, en un marco de equidad.

La propuesta cobra relevancia ante estadísticas que muestran una muy clara relación entre urbanización y problemas graves de salud pública. Vale decir, por ejemplo, que hoy una de cada ocho muertes en el mundo está relacionada con la contaminación ambiental, que los accidentes de tránsito son la principal causa de fallecimiento y discapacidad entre los jóvenes, y que la obesidad y el sedentarismo, condicionados por estilos de vida malsanos, están en la génesis de enfermedades como las cardiovasculares, que enferman y matan a millones. A estas hay que sumar los elevados índices de violencia.

Lograr entornos saludables exige intervenir los determinantes que generan este tipo de desenlaces, y ello no se logra con políticas concentradas en el sector salud o con la construcción de hospitales.

La salud, y eso lo reconoce la propia directora de la Organización Panamericana de la Salud, Carissa Etienne, es un asunto de todos, incluidos los ciudadanos y la industria. Es así como las autoridades mundiales piden cambiar el paradigma y crear planes intersectoriales que articulen todos los esfuerzos, en pos de mejorar los indicadores de bienestar de las urbes.

Las acciones individuales no solo son insuficientes para alcanzar ese objetivo, también resultan costosas e ineficientes. Es hora de planificar estos entornos a partir de las políticas públicas en transporte masivo, energía, agua potable, disposición de residuos, recreación, medioambiente, espacio público y nutrición, solo para mencionar algunos frentes.

Los nuevos mandatarios locales no pueden perder de vista que el bienestar colectivo, la salud pública y la posibilidad de vivir en ciudades amigables son los ingredientes principales de la disminución de brechas sociales y del desarrollo de las sociedades del futuro. Y deben estar contenidos en toda política y plan, con miras a sentar las bases de los modelos de ciudad que tanta falta le hacen al país.


editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.