Horas cruciales en Venezuela

Horas cruciales en Venezuela

Maduro no ha pensado nunca en entregar el poder. Así lo ha asegurado en su rústico lenguaje.

notitle
03 de diciembre 2015 , 07:54 p.m.

A 48 horas de las cruciales elecciones parlamentarias en Venezuela, hay dos posibles escenarios en torno a lo que allí puede ocurrir. Los ha analizado muy bien mi amigo Carlos Alberto Montaner. El primero es que Maduro, manipulando las máquinas de votación, multiplicando cédulas falsas y diseñando distritos electorales a su antojo, consiga el fraude de otras veces para convertir en triunfo una derrota. El otro escenario es que si esta derrota es contundente y al fin inocultable, Maduro imponga una dictadura sin máscara.

El mundo entero sabe que el descontento en Venezuela salta a la vista. Para el 77,9 % de los electores, según las encuestas, la gestión de Maduro es mala. No puede calificarse de otra manera con la atroz escasez de productos básicos que impone agotadoras colas ante los supermercados, una inseguridad que acecha en las esquinas hasta a los más pobres y la inflación más alta del planeta.

A todo esto debe agregarse el abusivo monopolio de los medios de comunicación, la horca que se ha impuesto a los diarios adversos al Gobierno, la limitación de las libertades públicas, los derechos civiles y el control de todos los poderes públicos.

El asesinato de Luis Manuel Díaz, secretario general de Acción Democrática en el estado de Guárico, revela de manera escalofriante el último recurso del régimen venezolano. Mientras reparte prebendas en los barrios populares (desde mercados hasta televisores, lavadoras y cocinas) y se adiestran ‘patrulleros’ para asegurar el voto en favor del régimen, ahora apela también al terror. Para intimidar a los electores, turbas de encapuchados multiplican agresiones y amenazas en varias regiones del país.

Desafiando toda clase de riesgos, Lilian Tintori, la valiente esposa de Leopoldo López, se ha convertido en una emblemática figura de la oposición en marchas y manifestaciones a lo largo y ancho de Venezuela. Ha sufrido varios atentados. Por cierto, estuvo a punto de ser alcanzada por las balas que mataron a Luis Manuel Díaz. Se salvó de milagro tirándose al piso. No menos intrépida que Lilian, María Corina Machado es otra incansable luchadora en contra del despótico régimen de Maduro. Así como estas dos, son muchas las mujeres que se forman en la primera línea de combate de la amenazada democracia.

Maduro, es evidente, no ha pensado nunca en entregar el poder. Así lo ha asegurado en su rústico lenguaje: “Pónganse a rezar para que haya paz, porque en la calle somos candela”. En caso de que gane la oposición, piensa dar su famoso golpe cívico-militar.

A primera vista, para tal propósito, cuenta o cree contar con el apoyo de las Fuerzas Armadas, las milicias bolivarianas, el abierto apoyo de los hermanos Castro y de sus amigos de Unasur. Pero hay imponderables que pueden frustrar tal propósito. Si bien el Gobierno tiene el respaldo de los altos mandos militares gracias a toda suerte de prebendas, incluyendo el narcotráfico, no ocurre lo mismo con los mandos medios ni con muchos antiguos seguidores de Chávez, pues están duramente golpeados por la desastrosa situación que hoy vive el país. A todo esto debe sumarse la dura reacción internacional si Maduro desconoce el resultado electoral del 6 de diciembre.

Sorpresas imprevistas abundan en la historia de Venezuela. Conozco una. Yo la viví el 31 de diciembre de 1957.

Como director de una conocida revista, fui obligado, junto con altos representantes de la prensa venezolana, a aceptar una invitación para presentar mi saludo en el palacio de Miraflores al dictador Pérez Jiménez, que parecía más sólido y dueño absoluto del poder que nunca. ¿Podía imaginar que al día siguiente empezaría su derrumbe con el levantamiento militar de la base aérea de Maracay y masivas protestas populares? Sí, la democracia en Venezuela resucita y se impone cuando los amos absolutos del poder menos se lo esperan.


Plinio Apuleyo Mendoza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.