Editorial: Un 'revolcón' en veremos

Editorial: Un 'revolcón' en veremos

Una vez más, el agónico Consejo Superior de la Judicatura quedó en deuda con el país.

02 de diciembre 2015 , 07:45 p.m.

La verdadera reforma de la justicia”, como el presidente Juan Manuel Santos llamó en el 2012 a la ley que sancionó el Código General del Proceso, sigue, tres años después, en veremos.

Esa reforma, fundamental porque toca los procesos que más afectan al ciudadano de a pie, implanta la oralidad –ya vigente en la justicia penal– en todos los casos civiles, de familia, agrarios y comerciales. La eliminación de la cultura de los expedientes de miles y miles de páginas y de los excesivos formalismos podría, según los cálculos de los expertos, reducir los tiempos de esos procesos de diez años a poco más de uno.

Pero, una vez más, el agónico Consejo Superior de la Judicatura quedó en deuda con el país. La vigencia plena del Código General del Proceso se ha venido postergando desde el año pasado por culpa del atraso en la infraestructura que requiere este paso decisivo –especialmente, la dotación de salas de audiencias con equipos de grabación en audio y video–, así como la preparación a fondo del personal de la Rama Judicial en el manejo del nuevo sistema.

El próximo plazo, previsto para el 31 de diciembre, tampoco se cumplirá. El proceso en cuestión, que ya ha cobijado a 23 de 33 distritos judiciales y a 476 despachos civiles y de familia, tiene a escasas semanas de esa fecha límite un preocupante retraso: casi el 40 por ciento de las salas de audiencia no tiene aún la tecnología necesaria para agilizar el paquidérmico sistema de justicia.

Tampoco está listo el software que se necesita para que los despachos puedan cumplir uno de los sellos del Código General del Proceso: la creación de los expedientes electrónicos, lo que permitirá la notificación por esta vía y la consulta de procesos por internet, algo que no solo redundará en agilidad, sino en una mayor transparencia en la administración de justicia. De los 4.661 despachos que hay en todo el país, solo 255 juzgados están en línea. Más grave aún, casi la mitad de los juzgados ni siquiera están conectados a la red. De los 1.096 municipios, los juzgados del 75 por ciento (821 municipios) no tienen esa cobertura.

Como bien lo señaló la Sala de Casación Civil de la Corte Suprema de Justicia este lunes en una comunicación a la Judicatura y al Ministerio de Justicia, es claro que el país no estará listo, en la fecha prevista, y que los pocos despachos que ya empezaron la tarea “ya están congestionados” y trabajan con “un sistema obsoleto”.

La polémica Sala Administrativa de la Judicatura, cuya desaparición ahora está enredada por una demanda que tiene frenada la reforma de equilibrio de poderes, defiende su gestión y asegura que el Código General del Proceso será una realidad desde el próximo año, aunque todos los indicadores apunten en sentido contrario.

Por el bien de la justicia, y de los miles y miles de colombianos que tienen que acudir a ella para resolver sus disputas, es de esperar que el Estado en pleno tome las medidas que sean necesarias, bien para agilizar lo que esté pendiente y pueda realizarse antes de que termine el año, o para postergar, si se requiere, la entrada en vigencia del Código General del Proceso, porque nada sería más pernicioso que el colapso temprano, por física imprevisión, de un sistema que a los colombianos nos vendieron como el verdadero revolcón judicial.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.