En Cartagena, crisis en hoteles boutique por costos de energía

En Cartagena, crisis en hoteles boutique por costos de energía

Incremento en la energía tiene al borde del cierre a establecimientos de lujo.

02 de diciembre 2015 , 04:35 p.m.

El Hotel Aguamarina, situado en el corazón del Centro Histórico, así como su nombre lo indica exhibe bellas piscinas con aguas cristalinas en sus más lujosas habitaciones.

Sin embargo la tranquilidad que aparenta tener el establecimiento de lujo pende de un hilo por los altos costos de energía que amenazan su operación.

Natalia Rojano Torres, su administradora, denuncia atropellos por parte de la empresa Electricaribe al cobrarle una factura que excede su habitual consumo. “En julio me notificaron de un consumo elevado en la factura porque, según ellos, los medidores presentaban inconsistencias desde hace cinco meses”, afirmó la contadora pública que asegura que, durante el periodo en mención, facturó el mismo costo que en meses anteriores.

“El año pasado cuando tenía ocupación en la factura del aire pagaba entre 500 y 600 mil pesos, la factura de energía del resto del hotel que son lámparas o secadores, cancelaba 800 mil pesos. A partir de este año estoy cancelando 800 mil pesos en los recibos de los aires y 900 en otros, y desde julio en adelante las facturas llegan entre un millón y un millón doscientos”, alega la administradora.

Rojano se acercó a la Personería y a la Superintendencia de Servicios Públicos y está a la espera de que Electricaribe demuestre las inconsistencias que les atribuyen y de no ser así, ella interpondría una acción de tutela.

Varias demandas

Explica que el año pasado las habitaciones que tienen un costo de 520 mil y 590 mil pesos por noche, podría reducirlas hasta 400 mil y 520 mil respectivamente. “Mi método de alojamiento incluía un servicio de transfer que es traer al huésped del aeropuerto al hotel, ahora me toca cobrarlos. Ya el huésped no ve el interés del hotel y me ha tocado aumentar los precios de los productos que se ofrecen”, cuenta la administradora del espacio de cinco habitaciones y que sostiene siete empleados.

“Esta es mi arma todos los días”, cuenta Rojano mientras sostiene los dos procesos en contra de Electricaribe.
“Si no me solucionan tocaría cerrar el hotel, porque aumentar los precios implica que puede que no se vendan las habitaciones, aunque uno coloque descuentos llamativos, pero se aumenta bastante el precio para hacer los descuentos”, agregó la administradora Natalia Rojano.

CARTAGENA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.