Sigue impune muerte de cuatro personas en accidente de caso Manzanera

Sigue impune muerte de cuatro personas en accidente de caso Manzanera

'No se me quita el dolor': mujer que perdió a su esposo, hijos y yerno en ese accidente hace un año.

notitle
02 de diciembre 2015 , 04:29 p.m.

Ana Sánchez no ha logrado superar el dolor y la rabia que se incrustaron en su vida el 2 de diciembre del 2014 cuando su esposo José Del Carmen Moreno, sus hijos César y Marlén, y su yerno Edilfonso Naranjo, perdieron la vida en Bogotá, en medio de un aparatoso accidente, en la autopista Norte con calle 134.

Como causante del accidente está siendo procesado el joven de 24 años entonces, Ernesto Manzanera, quien conducía un Volkswagen Jetta rojo, a eso de las 3 de la madrugada. Una tras otra, las audiencias para el juicio han sido aplazadas, y él goza de detención domiciliaria. La próxima audiencia está citada para el 1 de febrero del 2016.

“Ha sido muy triste, todos los días los recuerdo mucho, y a mí me parece que ellos están viajando, que ellos vuelven. No se me quita el dolor”, le dijo Ana a un periodista de Citynoticias este martes, luego de una misa de homenaje a sus familiares fallecidos, en el norte de Bogotá.

El día de su muerte, habían viajado de prisa desde la población de Úmbita en el departamento de Boyacá hacia Bogotá, porque don José del Carmen necesitaba atención de urgencia, pues su corazón estaba fallando.

Los cuatro salieron del pueblo pasada la medianoche en una camionera Mitsubishi, pero encontraron la muerte cuando se encontraron con Ernesto Manzanera, a las 3:30 de la madrugada, en la autopista norte con calle 134.

Manzanera huyó en un taxi del lugar de la tragedia y solo se presentó ante las autoridades 12 horas después del accidente, por lo cual no fue posible establecer si conducía en estado de embriaguez. El taxista que lo transportó les dijo a las autoridades que olía a licor.

Este martes, mientras recordaban a sus familiares fallecidos, Edilberto Sánchez, volvió a repetir el clamor de la familia: justicia. “Que sus muertes no queden impunes como ha ocurrido con otros casos. Hay demasiado dolor”, dijo tras la ceremonia religiosa.

“Yo guardo mucho odio por haber acabado con mi familia. No digo que tal vez perdonaría, porque jamás lo perdonaría”, dijo Ana, que no encuentra consuelo y no se resigna a la pérdida.

BOGOTÁ

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.