Rinoceronta / El lenguaje en el tiempo

Rinoceronta / El lenguaje en el tiempo

Consejos de ortografía de Fernando Ávila, delegado para Colombia de la Fundéu BBVA.

01 de diciembre 2015 , 04:25 p.m.

Cita: “Esta fotografía de archivo muestra a Nola, la rinoceronte blanca de 41 años, en el Safari Park de San Diego”.
Comentario: Rinoceronte era palabra de género epiceno, como tiburón y avestruz, que siempre actúan como masculinos, el tiburón, un avestruz, por lo que requieren los adjetivos macho y hembra, para aclarar su sexo, tiburón macho, tiburón hembra, avestruz macho, avestruz hembra. La palabra rinoceronte, sin embargo, a partir del 2014, deja de ser epicena, e indica su variación de género con las terminaciones vocálicas pertinentes, el rinoceronte y la rinoceronta, lo que se aplica a Nola, la rinoceronta blanca.

Hipopótamo, elefante, tigre son nombres que tienen variación para el femenino, hipopótama, elefanta y tigresa o tigra, mientras que águila es siempre femenino, y jaguar, siempre masculino, es decir, ambos de género epiceno, lo que conlleva la distinción arriba anotada, águila macho, águila hembra, jaguar macho y jaguar hembra.

¿Águila, femenino? Sí, efectivamente, águila es femenino, como se ve en las concordancias águila negra, águila blanca, águila culebrera. Solo por evitar la cacofonía, los adjetivos masculinos el, un, algún, ningún preceden a este sustantivo, el águila, un águila, algún águila, ningún águila, pero todos los demás son femeninos, esta águila calzada, aquella águila escondida, nuestra bendita águila barbuda.

La coma y la y

Cita: “En la actualidad dicta charlas sobre arte, periodismo, y literatura”.

Comentario: Donde va la y no va la coma enumerativa, por lo que se debió escribir “… periodismo y literatura” en el caso citado. Sin embargo, en un texto puede ir cualquier otra coma (no enumerativa) donde va la y. A continuación, algunos ejemplos.

Separativa: María escribe poemas, y Dianita, novelas (dos frases completas, cada una con su verbo, que puede ser tácito, se separan con coma, aunque la segunda empiece con y).

Adversativa: Invirtió en petróleo, y no tuvo en cuenta la caída de su precio (la y de esta frase es tan adversativa como la conjunción pero, y antes de pero o de cualquier conjunción adversativa similar va coma).

Explicativa: El DT de la Selección Colombia, José Néstor Pékerman, y su equipo asesor viajaron a Buenos Aires (si se elimina la segunda coma, el texto hablaría de tres personas, de las cuales no se sabe cómo se llama el DT, ni qué cargo tiene Pékerman).

Vocativa: “Marcalo sin descanso, Jeison, y no lo dejés disparar con la izquierda” (el vocativo Jeison, a quien le está hablando el DT, va entre comas).

FERNANDO ÁVILA
Experto en redacción y creación literaria

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.