La casa del maestro Pedro Nel está de celebración

La casa del maestro Pedro Nel está de celebración

La Casa Museo Pedro Nel Gómez realiza un homenaje por los 40 años de la fundación

notitle
30 de noviembre 2015 , 08:00 p.m.

En el corazón del barrio Aranjuez, al nororiente de la ciudad, aún vive Pedro Nel Gómez.
El recuerdo y el legado de este artista antioqueño se conserva en cada rincón de la que fue su casa, que en 1975 le regaló a la ciudad para que se convirtiera en un museo que mañana cumple 40 años de existencia.

Misteriosamente, o por alguna razón visionaria, la casa que el maestro eligió para vivir con su familia se fue formando como un museo.

Su esposa, Giuliana Scalaberni, una dama de Florencia, Italia, siempre supo en lo que se convertiría su hogar. Eso, porque la totalidad de la obra del maestro nunca salió al mercado.

La mayoría de trabajos artísticos se quedaron en su residencia decorando los diferentes pasillos y habitaciones del lugar. Combinando una residencia cualquiera de Medellín con una galería de arte llena obras invaluables.

Por eso, cuando la familia Gómez Scalaberni decidió dar su patrimonio a la ciudad, fueron 160 metros de mural al fresco y 3.000 obras las que se convirtieron en un tesoro de los medellinenses y de los habitantes del barrio Aranjuez.

Esta fue una de las primeras grandes donaciones artísticas que se realizó en el país.
Entre 1950 y 1958 estuvo vetado. Por esta razón, Gómez se dedicó a pintar en su hogar.

Durante los primeros años de vida de la Casa Museo Pedro Nel Gómez, el maestro estuvo a cargo de la dirección junto a su hijo Máximo Gómez. Después de la muerte de Pedro Nel, en 1984, fue Clío Gómez la que se hizo cargo de la casa. Durante su gestión esta se convirtió en un verdadero museo.

Aunque el legado del maestro y su familia fue bien recibido por la ciudad, durante los años que Medellín estuvo azotada por la violencia, Aranjuez fue estigmatizado como un sitio peligroso.

Esa realidad hizo que la casa perdiera su brillo y pasara por momentos difíciles. Incluso estuvo cerrada durante algunos años.

Pero en el 2004 se realizó una exposición en el Museo de Antioquia con la obra del maestro.
Fue en aquella oportunidad cuando la ciudad reconoció la importancia del legado de Pedro Nel Gómez.

“Me prestaron a mí la casa y vinimos a echar una mano para salvar la colección y la obra del maestro”, rememora Álvaro Morales Ríos, actual director de la Casa Museo, y quien reemplazó a Vladimir Gómez en el 2006.

Lo que era un problema del museo se convirtió en un problema de la ciudad.
Gracias a diferentes intervenciones que se realizaron, el museo resurgió y se convirtió no solo en el aporte del artista a la ciudad. También es el aporte de Aranjuez a Medellín.

Pedro Nel Gómez fue un humanista. Siempre tuvo presente la función social del arte. Su obra está regada por toda la ciudad y el país.

En total son 2.200 metros de murales. Él es el gran muralista colombiano y se codeó con personajes importantes como Diego Rivera.

Haberse desprendido de todas sus obras por una obra social, dejando un legado a Aranjuez y a Medellín es una gran muestra de quién era.

“Siempre habrá una profunda gratitud con el maestro y su familia. Ellos se desprendieron de un patrimonio muy valioso para dejárselo a la ciudad”, asegura el director.

Este miércoles museo celebra sus 40 años de fundación.
A las 5:30 de la tarde comienza la celebración y uno de los principales actos del evento es la apertura de la exposición ‘Casa Museo Pedro Nel Gómez, 40 años, vigencia de un legado’, y la proyección del documental El Universo Creativo de Pedro Nel Gómez.

“Esta es una oportunidad de congregar amigos. Recordar que es una institución de la comunidad. Es permanente, activa y está en el corazón de Medellín y del barrio”, dice Morales.

Actualmente son 28 trabajadores los que diariamente acuden al museo a realizar diversas actividades que permitan que haya un adecuado funcionamiento del lugar al que acuden cerca de 120.000 personas al año según cifras de la casa museo.

Y es que la comunidad tiene gran sentido de pertenencia por la casa y sus instalaciones
El director del museo cuenta que muchas de las fotos de quinceañeras se realizan en el sitio.

Además, el lugar se presta para diversas celebraciones. Ya que una de las bases que tienen es que son un museo que siempre tiene abiertas las puertas a la comunidad.

Aunque el museo ha crecido y se ha hecho cargo de diferentes proyectos, como la Casa Gardeliana, lo que espera Morales es no seguir creciendo como museo, lo que se quiere es crecer como punto de encuentro con la comunidad.
Se quiere tener más aliados culturales en la zona y continuar siendo el corazón patrimonial del barrio Aranjuez.

MATEO GARCÍA
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.