Se mueren por fumar

Se mueren por fumar

El tabaco será, en el 2030, la causa principal de muerte y discapacidad en todo el mundo.

notitle
29 de noviembre 2015 , 09:48 p.m.

En uno de sus viajes a América, Colón descubrió una planta llamada tabaco, a la que consideraron diabólica y lujuriosa en Europa.

Guillermo Cabrera Infante dice, en ‘Puro humo’, que Rodrigo de Jerez y Luis de Torres informaron a Colón de unos hombres que echaban humo por la nariz, las orejas y todas partes.

Jerez llevó hojas de tabaco a España. Lo hallaron fumando en su cuarto y, acusado ante la Inquisición, terminó por confesar bajo tortura estar poseído del demonio. Según Cabrera Infante, el hombre se convirtió en un puro y murió quemado por completo.

De mi infancia, no olvido la escena de una película mexicana en blanco y negro, en la que la flaca Vitola canta ‘Fumando espero’. El cine ha sido vehículo importante de promoción para el tabaco. Humphrey Bogart, Lauren Bacall, Marlene Dietrich, James Cagney, María Félix y muchos otros llenaron la pantalla con sus figuras fantasmagóricas de humo.

Encender y succionar cigarros fue, desde los 20 a los 50, un estilo de vida criticado y perseguido. La dictadura de Franco, por ejemplo, prohibió la difusión de ‘El último cuplé’ porque “promovía el acto de fumar tras hacer el amor”.

George Sand dijo alguna vez que un tabaco era “complemento indispensable de toda vida ociosa y elegante”. La imagen de mujeres fumando simbolizó su igualdad frente al hombre y fue exitosa para las tabacaleras. Cuando todos empezaron a creer que el cigarrillo relajaba y que dejar de fumar engordaba, se duplicaron los fumadores en el mundo.

A fines de los 50 empezaron a difundirse los efectos nocivos del consumo de tabaco en la salud y su asociación directa con muertes por cáncer, enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

A pesar de las intensas campañas contra el tabaquismo, los fumadores corren ahora mucho más riesgo de desarrollar cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (epoc).

Razones: nuevos elementos en la fabricación del tabaco y una muy atractiva publicidad. Las tabacaleras no se rinden. Han modificado plantaciones, semillas, procesos de composición y curación del tabaco, multiplicado olores y sabores que enmascaran la aspereza del humo. No satisfechas con procesos químicos artificiales, han ordenado la inclusión de broncodilatadores en los cigarrillos para expandir las vías respiratorias, facilitando el paso del humo.

En el 2013 el tabaquismo mató a seis millones de personas, más que la tuberculosis, el sida y la malaria juntos; más que la suma de alcohol y drogas ilegales.

El cigarrillo contiene unas 4.700 sustancias químicas, entre ellas la nicotina, ocho veces más adictiva que la heroína y otras sustancias. Se estima que, para el 2030, el tabaco será la causa principal de muerte y discapacidad en todo el mundo, con más de 10 millones de fatalidades al año.

Las cosas han cambiado con prohibiciones y advertencias, pero todavía muchos se sirven del cigarrillo para potenciar su estatus, obtener aceptación social, controlarse, relajarse. Y lo usan como arma de seducción.

De joven nunca fumé, pero en fines de semana iba con un grupo de amigos a cumpleaños y fiestas de grado, cargado de cigarrillos raros que comprábamos en el paseo Bolívar. Aquellas cajetillas despertaban por la noche la curiosidad de todas las muchachas.

Por lo adictivo de sus componentes y la imagen que proyecta, caer en el vicio de fumar es fácil. Dejarlo, bien difícil. Muchos lo logran, aunque otros se creen suertudos o alimentan terquedades, como Mark Twain, al cumplir 70: “Hoy me he impuesto la siguiente regla de vida: no fumaré mientras duerma, no dejaré de fumar mientras esté despierto y solo fumaré un tabaco a la vez”.

HERIBERTO FIORILLO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.