Los 6 retos para la paz en Bogotá

Los 6 retos para la paz en Bogotá

Resolver conflictos de convivencia y microtráfico, prioridades para cumplir acuerdos de La Habana.

notitle
29 de noviembre 2015 , 07:23 p.m.

Con más de medio millón de desplazados, al menos 60.000 desmovilizados y un índice de desigualdad de 0,502 (siendo 0 igualdad perfecta y 1 desigualdad total), Bogotá tiene grandes retos para aplicar los acuerdos de La Habana, una vez se llegue al fin del proceso de paz, en marzo del 2016.

La organización Pensamiento y Acción Social (PAS), que ha hecho pedagogía en todo el país de la mano con el Alto Comisionado para la Paz, replicó el ejercicio en la capital e hizo un diagnóstico de esos retos con la comunidad, el Distrito y el sector privado.

“La paz se construye en el territorio y desde lo local. Es la gente la que pone la agenda, la que dice cuáles necesidades y soluciones hay”, explica María Mercedes Abad, de PAS.

Se programaron 14 encuentros en Bogotá, de los cuales se han hecho 9 en Suba, Usme, Ciudad Bolívar, Santa Fe y Candelaria, San Cristóbal, Sumapaz, Fontibón, Bosa y Usaquén.

“Aunque cada localidad tiene sus particularidades, hay problemas comunes, claves para la generación de políticas públicas que lleven a atenuarlos para aplicar los acuerdos de paz en la ciudad”, agregó Diego Pérez, gestor de PAS.

Son 6 los puntos de encuentro que muestran que el conflicto armado no solo afecta a las zonas rurales, sino a las ciudades. Tienen que ver, principalmente, con las víctimas del conflicto, el tráfico y las mafias.

“No sabemos si muchos desmovilizados de las Farc van a llegar a Bogotá. Algunos dicen que no, que se quedarán en las zonas rurales. Pero si llegan, ¿qué va a pasar? El país ya ha tenido experiencias de reinserción muy complicadas y las localidades tienen que empezar a pensarse en ese contexto”, insistió Abad.

Pérez aseguró que es clave fortalecer el programa de Gestores de Paz que nació con el gobierno de Antanas Mockus. “Están relativamente preparados, pero les es difícil entender algunos fenómenos, como el microtráfico tras las barras bravas. Al preguntarles qué harían si ven una riña con puñales dicen que llamarían la Policía y ahí se les acaban los mecanismos. Les faltan herramientas”.

Estas son los 6 problemas comunes en las localidades.

1. Amenazas en casas VIP y VIS

Desplazados, (ex)actores armados, bogotanos y gente en busca de empleo van a la periferia sin que ahí se planee el crecimiento de la ciudad, lo que afecta la convivencia. El Gobierno da vivienda a gente vulnerable y luego reciben amenazas de paras o guerrilleros (falsos y reales) y terminan yéndose del barrio. No confían ni en los vigilantes, porque los creen informantes de ilegales.

2. Microtráfico

En los entornos de colegio hay redes de tráfico que reclutan menores de edad. “Son niños y niñas de entre 7 y 12 años, les dan drogas para la venta y armas con la estrategia de que si la Policía los coge, las sanciones son mínimas.

3. Ambiente

Urbanización de humedales, fallas en recolección de basura, problemas para el acceso al agua en barrios de lomas y zonas altas en la periferia generan problemas en la calidad de vida. En temas como la minería ilegal hay amenazas a activistas locales que denuncian.

4. Reintegración

En el pasado hubo experiencias negativas con desmovilizados. La gente les teme y se preguntan si habrá una política para reintegrarlos y que no se conviertan en bandas y grupos de delincuencia urbana. Además, la gente denuncia casos de policías que ayudan a las bandas a cometer delitos.

5. Falta de oportunidades

Cuando los menores se gradúan del colegio y no pueden estudiar ni consiguen trabajo tienen más riesgo de unirse a la delincuencia. Otro sector muy activo es el de la tercera edad, por problemas con sus pensiones, y por la falta de servicios básicos e integrales.

6. Población de acogida

Hay casos de discriminación contra desplazados y hay problemas cuando obtienen beneficios. “No se ha trabajado la convivencia entre víctimas y asentados. Si bien las víctimas tienen derechos, si no se trabaja antes con la población de acogida, se pueden generar conflictos”, dice la fundación. Esto deriva en presiones e incluso extorsiones para que organizaciones de víctimas incluyan en las listas a gente que no lo es, para acceder a beneficios.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.