Atracos en Bogotá se dispararon un 63 por ciento en los últimos 5 años

Atracos en Bogotá se dispararon un 63 por ciento en los últimos 5 años

Pasó de 1.426 a 2.325 casos por mes entre el 2011 y 2015. Conozca las localidades más inseguras.

notitle
29 de noviembre 2015 , 07:23 p.m.

En los últimos cinco años, los hurtos a personas en Bogotá se incrementaron en un 63 por ciento: la ciudad pasó de 1.426 a 2.325 casos por mes entre el 2011 y el 2015. Es, de lejos, el delito que más impacta la seguridad y la percepción de inseguridad de los ciudadanos.

Según el Centro de Estudios y Análisis en Convivencia y Seguridad Ciudadana (Ceacsc), en el 2014 en la ciudad se registraron 27.753 hurtos a personas frente a 17.112 del 2011. Y este año, en los primeros nueve meses, la cifra iba en 20.933. En promedio, las autoridades han registrado 77 hurtos por día en la ciudad.

El problema es que esta cifra no representa la realidad del hurto, porque en Bogotá solo el 18 por ciento de las personas que son víctimas de un delito denuncian ante las autoridades, según la encuesta de Percepción y Victimización más reciente de la Cámara de Comercio.

Y que el 82 por ciento de la gente no denuncie los delitos tiene una explicación: en la encuesta de la Cámara de Comercio las personas dicen que el trámite se demora mucho (28 por ciento), no confían en la autoridad (24 por ciento), el trámite es complicado (18 por ciento) y no tiene las pruebas que piden para denunciar (13 por ciento).

A los hurtos a personas de este año, también con corte a septiembre, hay que sumarle 1.690 de vehículos, 2.433 de motocicletas, 2.709 de residencias y 4.582 de establecimientos de comercio. Son en total 32.347 hurtos de diferente tipo que han afectado los bienes y propiedades de las personas. Un promedio de 120 casos al día.

Estas cifras demuestran que en los últimos cuatro años la administración de la ciudad que está por terminar no logró ni siquiera reducir el delito que más afecta a los ciudadanos, y que de paso impacta en la percepción de inseguridad.

La localidad que encabeza los hurtos a personas es Chapinero (2.374), seguida de Kennedy (2.261), Suba (2.102), Usaquén (1.716), Santa Fe (1.350) y Teusaquillo (1.349). También están por encima de mil casos Engativá (1.221) y Fontibón (1.197).

Violento y con armas

Cuando la Cámara de Comercio preguntó en la última encuesta de qué delito fueron víctimas, el 65 por ciento de los afectados respondió que de hurto a personas. Después estuvieron el hurto de vehículos (21 por ciento), a comercio (7 por ciento) y a residencias (2 por ciento).

En el 45 por ciento de los casos los delincuentes utilizaron la violencia. De las personas que se declararon víctimas de un delito con violencia, el 55 por ciento reportó el uso de un arma blanca y el 28 por ciento de arma de fuego.

El 39 por ciento de las personas afectadas por el hurto fueron atacadas en calles o avenidas y el 33 por ciento en el transporte público. Después estuvieron los establecimientos comerciales (14 por ciento) y la vivienda (7 por ciento).

El celular sigue siendo el objeto más hurtado a los bogotanos (39 por ciento), seguido de otros artículos de valor como documentos, joyas, billeteras y bolsos (con un 28 por ciento) y dinero en efectivo (26 por ciento).

Hay falta de coordinación

Al analizar qué pasa en Bogotá, los analistas concuerdan: falta coordinación con la Policía para combatir el delito. Así lo señalaron el experto Hugo Acero y el director del Centro de Recursos para el Análisis de Conflictos (Cerac), Jorge Restrepo.

Por su parte, Acero agrega que el problema del hurto “es más que poner policías. En los lugares en los que se concentra el atraco hay invasión del espacio público, desorden, basuras y falta de autoridad. Además, no se está atendiendo a la población habitante de calle de manera integral y algunos acuden al atraco callejero”.

Y Restrepo señaló que la política pública de seguridad en Bogotá es “intuitiva”. Para él es clave identificar “dónde se presenta, cuál es el rol del crimen organizado, cuánto es violento y cuánto no, cuál es el rol de armas de fuego y blancas, qué reincidencia hay”, para estructurar una más efectiva.

Además, critica “la gran inefectividad de la justicia criminal, la baja capacidad de reacción, la falta de policías, investigadores y pocos fiscales”.

NOTA: Los datos anteriores al año 2012 no son comparables dado que los criterios de registro fueron cambiantes (Ceacsc)

YOLANDA GÓMEZ
Editora EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.