Toranzo y Huracán, con hambre de gloria en la Copa Suramericana

Toranzo y Huracán, con hambre de gloria en la Copa Suramericana

El líder y referente actual analizó a su equipo previo a la primera final contra Santa Fe.

notitle
29 de noviembre 2015 , 04:17 p.m.

La gloria está ahí, al alcance de la mano. Él lo sabe, lo percibe en la extraña alquimia de un futbolista aplomado y su experiencia. En su mirada feliz vive la sensación de estar frente a un momento histórico, que difícilmente se le vuelva a presentar en el complejo contexto del fútbol suramericano.

Por eso, a los 33 años, Patricio Toranzo y todo Huracán viven el presente con alegría. Su madurez le permite comprender que el fútbol todo sucede vertiginosamente. Lo bueno y lo malo. "Esta realidad hace exactamente un año era impensada. ¿Quién podría imaginar que estamos a 180 minutos de llevar al Globo a lo más alto del continente? Absolutamente nadie. Por suerte, con trabajo y compromiso pudimos hacernos fuerte en la adversidad y revertir la situación", describe el mediocampista a La Nación.

Esta historia de Huracán finalista de la Copa Suramericana recorrió un laberinto casi inédito. Como si todo hubiese nacido en la sutil imaginación de un novelista que en el desenlace de cada capítulo fabrica la confusa trama del suspenso, que produce la ansiedad por conocer el siguiente suceso. La desesperación y la alegría mezcladas en medidas justas. Y, en el epílogo, la decepción por un vulgar final feliz.

Sobre el final del 2014, el Globo pareció subirse a una verdadera montaña rusa. Ganó la Copa Argentina, pero sufrió para volver a Primera: ascendió tras ganarle un desempate a Atlético Tucumán. A principio de 2015 conquistó la Supercopa Argentina frente a River y comenzó a jugar la Libertadores después 40 años. Sin embargo, descuidó el torneo local y peleó el descenso mano a mano con Chicago.

Hoy, a días de asegurarse la continuidad en Primera, se encuentra ante la chance de disputar la primera final internacional de su historia: será el próximo miércoles, contra Independiente Santa Fe, en Parque Patricios.

¿Cómo viven este momento? Porque eliminar a River ya fue importante, pero enseguida viene la final...

Las sensaciones son las mejores. Disfrutamos dejar afuera a River, pero ya estamos mentalizados en lo que viene. Estamos muy felices por todo lo que está pasando el club. Esperemos poder coronarlo con la Copa Suramericana.

¿Cuál es el secreto de este grupo para sobreponerse a la adversidad y llegar adonde llegó?

-No hay nada raro. Acá la clave es la unidad del grupo. Somos conscientes de que en cada partido nos jugamos el prestigio de todos. En el plantel somos 30 jugadores luchando y trabajando por el bien de Huracán. No hay que olvidarse que en las malas se dijeron muchas cosas de este grupo. Sin embargo, eso nos ayudó para hacernos más fuertes y llegar adonde hoy estamos.

¿Cuánto influyó el cambio de DT? ¿Cuánto mejoraron con la llegada de Domínguez?

Mucho. Él era parte del plantel y sabía las necesidades que teníamos para revertir el momento que estábamos atravesando. Por suerte, nosotros asimilamos rápido su mensaje y comenzamos a mejorar. Parece que en este club si no se sufre no se llega a cosas importantes. Es una rara costumbre que hoy nos tiene como protagonistas de buenos momentos. Esperemos que, de ahora en más, lleguemos a cosas buenas sin antes padecer cosas malas.

En el último tiempo, Huracán se convirtió en un especialista en jugar finales ¿Cómo logró ese rasgo distintivo?

Por la fortaleza anímica y las ganas de hacer historia. Este plantel tiene mucha hambre de gloria. El fútbol es un juego de contagio y ahora queremos ser campeones. Vivimos en un clima que promueve la sana competencia y las ganas de superación, y el plantel está mentalizado en coronar logros importantes. Ojalá que podamos sumar la primera copa internacional para las vitrinas del Globo.

Muchos de ustedes pasaron la barrera de los 30 años y nunca jugaron una final así. Desde lo psicológico, ¿lo tendrán que trabajar de una manera especial?

Este club ha prestigiado a todo el plantel de una manera única. Y si llegamos a la final, ahora la queremos ganar.

¿Hay mucha ansiedad?

Es lógico que haya ansiedad, estamos por jugar una final histórica para el club. De todas maneras, tratamos de mantener la calma y no presionarnos más de lo debido. Sabemos que este equipo está para grandes cosas. Supimos cambiar las adversidades por cosas positivas y hoy estamos a horas de jugar una final continental.

Pensar que hace unos meses...

Esta realidad, hace un año, era impensada. Sabemos muy bien que si logramos la Copa Suramericana quedaremos en el podio histórico de los logros de Huracán.

Dentro de esa ciclotimia, ¿cuál fue el peor momento?

A pesar de que fue sobre el final del 2014, no tengo dudas de que las semanas previas al ascenso fueron muy amargas. Tuvimos mucho miedo de no poder ascender. Por suerte, después del desempate con Atlético Tucumán, llegaron los éxitos.

¿Y el más importante?

Tengo mucha fe de que todavía no llegó. Espero que llegue en estos días. El año fue una verdadera montaña rusa y estaría bárbaro coronarlo con la Suramericana.

¿Qué es Huracán para vos?

Es la parte más linda de mi carrera como futbolista. Acá crecí como profesional. Y tanto de los momentos malos como de los logros, aprendí muchísimo. Vivir tantos años en el club me creó un sentido de pertenencia único. Espero que, más allá del resultado de esta final, el grupo se mantenga para poder pensar en cosas mucho más importantes el año próximo.

¿Este momento lo sentís como una revancha, por lo que tuviste que vivir frente a Vélez en el 2009?

Obviamente, ese momento fue muy amargo y difícil de digerir. Pero hoy la realidad indica que Huracán volvió a ganar cosas. Por eso, que estemos a horas de jugar otra final no me lo tomo como una revancha. El equipo del 2009, a pesar de no ganar el campeonato, entró igual en la historia del fútbol argentino.

¿Cómo definirías el presente de Huracán?

El presente de Huracán es de película y por eso ahora queremos ser campeones. Desde hace un año venimos pasamos situaciones muy dispares. Tuvimos drama, acción, alegría y suspenso. Ojalá que el final de la saga sea con la Copa Suramericana en alto.

¿El gol a River lo tomás como una revancha personal?

Es una linda casualidad hacerle goles a River, pero no lo tomo como una revancha. Yo a River le debo mucho porque fue el club que me ayudó a formarme como futbolista, pero eso no quita de que no pueda gritarle un gol. Hoy me debo a Huracán y no gritar un gol en este momento sería faltarle el respeto a ellos. Yo nunca me olvido de nada; sin embargo, muchos se han olvidado de mí.

En cambio, en Huracán, sos el jugador más querido.

Mis momentos en Huracán coinciden con el protagonismo del equipo en distintos campeonatos y Copas. Eso ayuda a que la gente muestre cierto cariño y te haga sentir cómodo en el club. El presente de Huracán no depende de un solo jugador. Entiendo que el buen funcionamiento colectivo ayuda a destacar la labor individual. El prestigio de cada uno de nosotros está en el grupo.

Andrés Vázquez
CANCHALLENA (LA NACIÓN)
Buenos Aires

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.