En Enfances 2/32, la reconciliación va de 'la A a la Z'

En Enfances 2/32, la reconciliación va de 'la A a la Z'

En una exposición, los niños expresan lo que piensan acerca del proceso de paz.

29 de noviembre 2015 , 09:04 a.m.

Un niño que compara la tragedia de Antígona con el drama de los desaparecidos por el conflicto armado en Colombia, es un niño que a través de un mito quiere expresar una realidad que, tal vez, ha sentido cercana.

Una pequeña caja de madera con un papel enrollado que narra la historia escrita por Sófocles, una camándula, un mechón de pelo y algunos pedazos de tela manchados son lo que, desde los ojos de un niño, representan la desaparición forzada y la necesidad de poder cumplir el rito de enterrar su muerto. Es la catarsis de una persona afligida que se libera para reconciliarse.

La fundación Enfances 2/32 trabaja para garantizar los derechos humanos de los niños, y recibe en sus instalaciones a 200 niños y jóvenes entre los 2 y los 22 años, ofreciéndoles actividades extraescolares que le apuestan a la cultura.

Hace tres años, la fundación recibió a un grupo de personas desmovilizadas en proceso de reintegración, que cumplirían su servicio social haciendo algunas adecuaciones físicas a los espacios que lo requerían.

Reunir a un grupo marcado por el estigma, con muchos niños que habían sido directa o indirectamente víctimas del conflicto armado, es decir, víctimas y victimarios, visibilizó una necesidad: había que trabajar también temas de reconciliación y perdón, y preparar a todos los integrantes en pro del posconflicto.

Así, Enfances 2/32, sus 16 profesionales, la Agencia Colombiana para la Reintegración, los niños y los excombatientes iniciaron un proceso de entender el conflicto y empezar a buscar el equilibrio.

Con diferentes jornadas de socialización, en las que realizaban dinámicas de reconciliación y perdón, todos estos actores sociales lograron hacer catarsis y recobraron la confianza. De este proceso quedó no solo la reconciliación, sino toda una exposición de las obras realizadas: ‘El posconflicto de la A a la Z’.

Esta exposición hace parte del trabajo por la garantía del derecho al desarrollo. “La exposición fue fruto de los niños, educadores y las familias sobre el proceso de paz. Quisimos hacer un nuevo lenguaje de lo que es el posconflicto, y los niños buscaron términos que debíamos usar en este nuevo tiempo de paz. Amor, alianza, familia, integración, justicia, perdón, hacen parte del diccionario, y con cada palabra hicieron una pieza de arte. Es la propuesta de los niños de cómo vivir el posconflicto, es una sanación”, dijo Amparo Villegas, directora de la fundación.

Cada niño pudo exponer su idea del proceso, el conflicto y la paz; fueron seis meses para crear todas las piezas de arte, desde la reflexión hasta la realización.

Un mural en donde cada uno se dibujó fue una de las primeras dinámicas, y deja ver tristeza y dolor en las miradas de los rostros; libros de poesía y de meditaciones, decorados con pinturas y tejidos; libros de dibujos que cuentan la historia del conflicto y terminan con la alianza para la paz; un ‘libro de los acuerdos’ en donde con ganchos de madera, de esos que se usan para la ropa, seleccionaron cada punto del acuerdo de paz que se debate en la Habana; un periódico en donde se intervienen las noticias, cambiándoles el panorama y llenándolas de color; murales, bastones de la paz y cuadros, fueron las herramientas con las que expresaron el dolor y se reconciliaron con la vida.

Santiago López tiene 11 años y es el autor del ‘Libro de la Justicia’, y expone orgulloso su obra; cuenta cómo plasmó sus ideas de justicia y el por qué existe la injusticia.

“Yo dibujé, pinté y escribí las cosas que la justicia representa. La justicia es la base fundamental para la paz, y es la que le da el equilibrio al mundo, por eso en este dibujo (indica un paisaje natural) se ve un mundo equilibrado, el sol, las montañas, las personas y todo está en su lugar, los dibujos están en orden”, explica.

El desplazamiento, la desaparición forzada, la guerra, la justicia transicional, la independencia, la libertad, la paz, la construcción de acuerdos de convivencia y aprender a pasar la página es la lección que cada uno de los 200 niños de Enfances 2/32, sus directivos, los reintegrados, los docentes y las familias han aprendido, mientras esperan el fin de la guerra que ellos ya no sienten dentro. 

THALIA STEPHANIE YUMBLA RUIZ
PEREIRA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.