Amigos Invisibles, elegantes y en cuatro

Amigos Invisibles, elegantes y en cuatro

Los venezolanos vuelven, esta vez con un álbum acústico y un 'show' diseñado para teatros.

notitle
28 de noviembre 2015 , 09:31 p.m.

Esta noche, Bogotá verá la cara acústica de una banda que desde Venezuela empezó a sembrar una curiosidad por el ‘funk’ latino en la esquina norte de Suramérica, atada con sintetizadores y aparatos.

Será la versión en vivo de su CD y DVD ‘Acústico’, la producción más reciente de la agrupación venezolana Los Amigos Invisibles.

Pero que sea acústico no significa que esté forzado a la sobriedad: los amigos siguen cantando esas imprudencias tan suyas como ‘Ponerte en 4’ o ‘El disco anal’, y aun sin el poderío eléctrico logran que el público que los rodea en el recital se pare a bailar, porque simplemente es difícil no hacerlo.

Se les unieron en el viaje acústico (que grabaron en México) figuras como Natalia Lafourcade –con quien cantan ‘Viviré para ti’–, Gil Cerezo, Jay de la Cueva, Mariana Vega y Aleks Syntek, quien en ‘Mentiras’ logra robarse por minutos el ‘show’.

“Fue muy orgánico, nuestro percusionista Mauricio fue quien un día le trajo la idea a la banda y se ofreció a ser el productor del proyecto. Nos pareció que era un buen momento para la banda para hacer una suerte de unplugged, versiones quizá más caribeñas, y revisitar las canciones de forma más latina”, cuenta el bajista Rafael Torres ‘Catire’ acerca del proceso.

Paradójicamente, o, mejor, como una parodia de sí mismos, enmarcaron el proyecto en una estética más formal: un disco cuya carátula emula una tipografía art déco, sin excesos, sobria como si fuera sacada del ‘Gran Gatsby’, y con un color púrpura al estilo del telón de un teatro colonial.

“Al principio era más oscura. La cambiamos a ese violeta para que no fuera tan fúnebre, pero la idea era presentar tanto el disco como el concierto como algo especial. Pero la pachanga y la fiesta están ahí y la gente se para de las sillas siempre”, agrega el ‘Catire’.

Como el formato viaja, de país en país varían los invitados. En Caracas, se les unieron el cantante de Caramelos de Cianuro, el xilofonista Alfredo Naranjo y hasta Servando, el de Servando y Florentino.

“Los amigos estamos de gira todo el año desde 1998, obvio que siempre hay necesidad de chambear (trabajar), pero más allá de eso y de tener familias, está el gusto por estar en un escenario, de encontrarse con amigos, ver gente nueva y conectar, y desde ese punto de vista somos muy afortunados”, sostiene el bajista.

“Nunca hemos sido un fenómeno de esos que explotan y de repente se conocen en todo el mundo. Esta carrera no ha sido una de 100 metros, sino una maratón, y sentimos que cada año crecemos más y más”.

Aunque han pasado 24 años desde la formación de la agrupación, así como también han saltado de la soltería desfachatada a la vida familiar, los amigos han encontrado la forma de mantener vivo ese humor que bautizaron alguna vez como la ‘gozadera’: “Es lo que la gente espera y anticipa de nosotros, la lírica es parte de la columna vertebral, y aunque cambia un poco de disco a disco, es algo que no nos da vergüenza mantener y sacar esa cosa cachonda siempre. No nos cuesta, una disquera no tiene que ponernos una pistola en la cabeza, nos sale natural”.

A esta ‘cachondez’ ya la había acechado la elegancia, hace cuatro años, cuando combinaron su música con la Orquesta Filarmónica de Los Ángeles bajo la batuta de su compatriota, el director Gustavo Dudamel. Es decir, ‘El disco anal’, en el seno de la música culta en California.

Eso, y su historia con el sello Luaka Bop, de David Byrne, demuestran que por mucho que se esfuercen por ser invisibles, ya inscribieron su nombre en la historia más destacada del rock suramericano.

Ya hay un próximo trabajo de Los Amigos Invisibles entre manos, adelanta el ‘Catire’, lo que significa que pronto estarán en estudio grabando: “Estamos terminando de amarrar el repertorio y que el año que viene lo primero que hagamos sea entrar a grabar el disco”.

El músico cree que el formato acústico no será flor de un día: “En cualquier festival eléctrico que hacemos estamos dejando un espacio para tocar una o dos del acústico. Creo que el arreglo refresca las canciones”.

Esta visita a Colombia se produce meses después de su presentación en formato eléctrico en el festival Estéreo Picnic 2015. Cuando alistaron el acústico, tenían una fecha planeada en Bogotá que alcanzaron a anunciar y luego el promotor local la canceló: “Esa vez nos quedamos muy picados, Bogotá ha sido vital en nuestra carrera”.

¿Dónde y cuándo?

Domingo, en el Teatro Astor Plaza (calle 67 n.° 11-58). Boletas en Tuboleta: $ 130.000 a $ 195.000 y Meet & Greet: $ 220.000.

Acústico
Los Amigos invisibles

Es una selección de 10 canciones muy recordadas de la banda venezolana: ‘Dulce’, ‘Sexy’, ‘Mentiras’, ‘La que me gusta’, ‘Oyme nena’, ‘Viviré para ti’, ‘Ponerte en 4’, ‘Corazón Tattoo’, ‘Si estuvieras aquí’ y ‘El disco anal’. Todas, en un formato de instrumentos acústicos y piano eléctrico. Colaboran Jay de la Cueva, Aleks Syntek y Natalia Lafourcade, entre otras figuras.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO
@laresonancia

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.