Lo que sigue en el desenlace del lío Uber vs. taxis

Lo que sigue en el desenlace del lío Uber vs. taxis

Taxistas dicen que se decretará ilegalidad de 'apps' de transporte. Gobierno dice son legales.

notitle
28 de noviembre 2015 , 07:52 p.m.

La semana pasada fue una de las más arduas en la confrontación que mantienen las empresas de transporte individual de pasajeros y aquellas plataformas tecnológicas que, como Uber, han llegado para revolcar el modelo de prestación de servicios de movilidad para personas.

Por un lado el Gobierno Nacional, ajustado a los alcances del entorno regulatorio actual, presentó un decreto que creará una nueva categoría de servicio denominada de taxis de lujo. Con él, el Estado busca responder a las exigencias del mercado que, gracias a Uber, ha demostrado que está dispuesto a pagar más por un servicio exclusivo, en un ambiente digital.

Dicho articulado solo permite a empresas inscritas ante el Ministerio de Transporte la constitución del servicio de lujo. Además, se ordenan configuraciones técnicas específicas de los vehículos, así como las tarifas y la formación de los conductores, especificando que son distintas y no competencia del actual sistema de taxis.

Al otro extremo, cerca de 12 senadores respaldaron la presentación de un proyecto de ley del parlamentario Juan Carlos Restrepo Escobar, el cual busca la creación del servicio privado de transporte mediante plataformas tecnológicas, una categoría que crearía empresas tecnológicas, no de transporte, reguladas por el Ministerio de Transporte y la Superintendencia del sector.

‘Apps’ siguen

Pese a la existencia de ambas iniciativas, aún el panorama no es claro y se deberá esperar, primero, a que el decreto del Gobierno entre en operación, tras su firma posiblemente esta semana. Desde la orilla de los taxis, con la entrada en vigencia del articulado automáticamente quedarían ‘prohibidas’ tanto Uber como Uber X y demás.

La lectura se origina en que la norma deja claro que solo las empresas registradas y con licencia de operación ante el Ministerio de Transporte podrán establecerse como prestadoras del servicio de taxis de lujo.

No obstante, eso no es tan cierto. Para darse una prohibición debe existir una orden judicial o administrativa.

Por tanto, según el ministro de las TIC, David Luna, “todas las aplicaciones de transporte se mantienen legales. Las normas de transporte son un tema aparte”, explicó, y complementó que el decreto presentado por Mintransporte clarifica las reglas de juego para los participantes actuales y nuevos interesados en los taxis de lujo, sistema que contempla, de hecho, el uso de apps móviles y de pagos electrónicos para su funcionamiento.

Según Luna, el Ministerio de las TIC mantendrá por tanto su respaldo a la innovación que representan todo tipo de aplicaciones y emprendimientos que se desarrollan en el país, para las distintas industrias.

Puntos comunes

Otro rumbo posible es el de la conciliación, que ya ha tenido varias muestras positivas.

Por ejemplo, el decreto de los taxis de lujo, que fue recibido con júbilo por los taxistas, no fue tomado de manera negativa por Uber y demás aplicaciones de transporte privado de pasajeros. “Vemos con buenos ojos que las autoridades presenten alternativas. El decreto del Gobierno es una alternativa y será analizada”, comentaron voceros de Uber.

Para la multinacional, tanto el decreto como el proyecto de ley contemplan el uso de la tecnología y un sistema tarifario que se autorregula por el mercado. De salir adelante ambas iniciativas, podría darse un escenario en que taxis comunes, taxis de lujo y servicios privados de transporte puedan convivir.

En primer lugar, según Uber, el proyecto de ley “le brinda al Estado la ventaja de ejercer su control en el servicio de transporte privado de pasajeros con ayuda de la tecnología y no con elementos físicos (taxímetros, tarjetones, cupos) como lo hace hoy en día. En ambos casos, decreto y ley, solo carros autorizados por el Ministerio de Transporte podrán operar. La Superintendencia de Puertos y Transporte podrá ejercer control en línea del sistema de tarifas; visibilizar la idoneidad del prestador del servicio, del conductor y el vehículo, incluidos taxis de lujo que se den de alta en las plataformas de las empresas de tecnología”, señalaron voceros de la empresa.

Al garantizarse que no se competirá por tarifas con los taxis actuales y que todos cumplan con los seguros de ley, es posible que se llegue a un punto común.

La gran diferencia está en el sistema de cupos limitados, sobre el que se basa el decreto de taxis de lujo, mientras que el proyecto de ley no contempla ese modelo. Por lo pronto, las cosas se mantendrán como están, hasta tanto no se aplique el decreto y se sepa el futuro del Proyecto de Ley.

El camino de ambas normas

El decreto de taxis de lujo del Gobierno se debe presentar en la primera semana de diciembre y tendrá seis meses de aplicación en todo el territorio nacional.

Por su parte, el proyecto de ley respaldado por las aplicaciones de transporte como Uber comenzará su trámite en la comisión sexta del Senado y deberá cumplir con todos los debates de Senado y Cámara para luego, de pasar, ir a firma del Presidente.

TECNÓSFERA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.