La Argentina que el presidente electo Mauricio Macri quiere cambiar

La Argentina que el presidente electo Mauricio Macri quiere cambiar

El hombre que puso fin a 12 años de la era Kirchner, se propone reducir la inflación y la pobreza.

notitle
28 de noviembre 2015 , 07:07 p.m.

En su primer día como presidente electo de Argentina, Mauricio Macri anunció que varias de sus medidas iniciales de gobierno estarán dirigidas “a poner en marcha el país y reabrir el diálogo”, y que en los primeros 100 días se propone restablecer la confianza y empezar a trabajar para lograr la pobreza cero.

En una entrevista con La Nación, durante la que se mostró sereno, pero enérgico, también adelantó que durante esta semana terminaría de anunciar su gabinete. (Lea también: Presidente de Argentina define Gobierno 'empresarial' para su mandato)

En pocos días asume la presidencia, ¿ya resolvió cuál será su primera medida de gobierno?

Habrá muchas para poner el país en marcha y reabrir el diálogo en la Argentina. El 11 de diciembre espero poder estar con los gobernadores, con los que fueron candidatos a presidente, y decirles a todos: vamos por un país con pobreza cero, vamos para enfrentar y derrotar al narcotráfico, que está dañándonos tanto, vamos por una mejora en la calidad institucional.

Los primeros cien días de un nuevo gobierno suelen estar signados por decisiones estructurales. ¿Cuál será para usted el principal desafío específico de esos primeros 100 días?

Restablecer la confianza, que es ese elemento vital que mueve a una sociedad. Lamentablemente, el Gobierno, empecinado en sostener un relato que chocaba con la realidad, fue redoblando la apuesta de la mentira. Eso generó una ruptura que se tradujo en un país que no crece hace cuatro años. Que no genera trabajo. Que va generando cada vez más tensiones en sus relaciones internas y con el mundo.

Por eso, el 22 de noviembre dije que no solo quiero unir a los argentinos, sino a los hermanos latinoamericanos y al mundo, porque queremos volver a tener relaciones fluidas, confiables, previsibles.

El país viene de una gran división y el resultado electoral parece cristalizarla. Eso va a requerir gran habilidad política para construir consenso. ¿Cómo lo va a hacer?

La sustentabilidad la da el apoyo recibido de los argentinos: ellos han hecho posible lo imposible. Hace no mucho tiempo, muchos decían que esto era imposible. Que el Gobierno era imbatible. No sucedió. Y no sucedió en la provincia de Buenos Aires, que era el bastión más fuerte que tenía el Gobierno.

Entonces permítanme ser optimista, sentir que hoy somos una enorme mayoría. Se vencieron la resignación y los miedos.

Somos una mayoría que dijimos “vamos por el cambio”. No existe una Argentina que ocupe ese lugar que hablábamos antes si cada argentino no se desarrolla con todos sus talentos, poniéndonos de acuerdo en un esquema de reglas que nos permita sumar.

¿Cuál es la principal urgencia económica?

Tener un plan que reduzca la inflación, el gran mal que nos ha carcomido por dentro. Es una estafa de un mal gobierno. Desde siempre. Hay que bajarla.

Usted anunció un tipo de cambio de dólar único. ¿Cómo va a resolver entre la demanda de dólares contenida por el cepo (restricción de venta) y la oferta de dólares de los que pueden aportar liquidando granos, por ejemplo, y no lo hacen? ¿Cuándo van a sentir que pueden liquidar?

Cuando se restablezca la confianza. El Gobierno, ante la pérdida de credibilidad, se sentó sobre los dólares que quedaban. No hay alternativa.

Hay que decir “esta es la Argentina, estas son las reglas, estos son los compromisos. Ustedes que producen dólares, bueno, los pueden liquidar, porque los vamos a dejar exportar, producir”.

¿Pero al final el cepo (restricción) se va a levantar de manera gradual?

No, no. El cepo ya no existe. Si no existen más dólares no hay más cepo. El cepo fue un mal parche a un problema de fondo. Pero el parche se acabó porque el Banco Central está emitiendo señales de que no tiene más dólares. O sea que esta discusión ya ni siquiera tiene sentido.

¿Qué medida va a tomar para que la gente perciba que se avanza en la lucha contra el narcotráfico y la inseguridad?

Espero que las medidas que tomemos todos los días vayan percibiéndose como un avance. Vamos a crear instrumentos de largo plazo, como la Agencia Nacional de Lucha contra el Crimen Organizado, que es una organización humana que requiere tiempo, tomar decisiones concretas y contundentes para tomar control del territorio.

La inacción del Gobierno de una década llevada a este avance. De los vuelos ilegales, de los camiones circulando por las rutas, las barcazas por los ríos, vamos a poner radares en las fronteras, comprando los equipamientos que se necesitan y empezando a trabajar para profesionalizar las fuerzas de seguridad de todo el país, como hicimos con la Policía Metropolitana en la capital.

Y tomar el control sobre los barrios más peligrosos de entrada, para emitir una señal de que esto empieza.

Hablaba de lo sencillo que es para usted el tema de los dólares y resolver el cepo. ¿Qué va a pasar con los fondos buitre? ¿Cuál es la prioridad?

Tampoco sencillo. Si los demás países del mundo lo han logrado, 99 de cada 100 no tienen inflación de dos dígitos y ninguno tiene cepo.

¿Pero ahí hay diferencia marcada entre el corto y el largo plazo?

Es el mismo desafío. Esto no va a ser de un día para el otro. Necesito tener una gradualidad intentando acompañar el proceso y no trayendo una recesión. Lo que queremos evitar es que otra vez caigamos, o se agudice la recesión en la cual ya estamos. Acá el desafío es que arranque la Argentina y lo antes posible volvamos a crecer.

La Argentina tiene que ser un país reconocido unánimemente como un país cumplidor, que realmente es previsible y confiable. Y este es un tema pendiente, que lamentablemente el Gobierno trabajó muy mal y ahora hay que terminarlo. Vamos a hacerlo mejor que lo que se ha hecho con el Club de París y con (la petrolera española) Repsol. Vamos a conseguir defender los intereses de los argentinos.

En la campaña mencionó que la pobreza sería una prioridad en su gobierno. Hoy, los planes sociales enfrentan ese problema. ¿Qué decisiones va a tomar al respecto?

Van a continuar. Como lo dije. Pero también sabemos que toda esa gente está esperando una oportunidad para volver a trabajar. Mi compromiso con ellos va mucho más allá, es que ellos y sus hijos van a tener un futuro distinto.

C. GUYOT, C. JAQUELINE Y J. DEL RÍO
(La Nación, Argentina).
Buenos Aires.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.