Las emisiones deben pagarse cada vez más caras

Las emisiones deben pagarse cada vez más caras

28 de noviembre 2015 , 03:57 p.m.

En pocos días, los líderes mundiales se reunirán en París para negociar un nuevo acuerdo sobre el cambio climático. Hasta la fecha, 150 países han presentado planes detallados para que sus economías dependan menos del consumo de carbono. Se trata de la primera generación de inversiones para construir un futuro competitivo sin los peligrosos altos niveles de dióxido de carbono.

Para hacer la transición a un futuro más limpio será necesario aplicar tanto medidas gubernamentales como incentivos para el sector privado. Su eje articulador debería ser una política que ponga precio a la contaminación por carbono. Elevar los precios de los combustibles, la electricidad y las actividades industriales que requieran el consumo de carbono incentivará el uso de combustibles más limpios, ayudará a ahorrar energía y promoverá inversiones más ecológicas de parte de las empresas y los hogares.

En el Fondo Monetario Internacional nos centramos en reformar los sistemas fiscales de los países miembros con el fin de obtener más ingresos por impuestos sobre los combustibles con altas emisiones de carbono y reducir aquellos que afectan negativamente el rendimiento económico. La tarificación de emisiones de carbono puede apuntar a la creación de sistemas tributarios más eficientes.

Los impuestos al carbono deberían aplicarse de manera integral a las emisiones procedentes de combustibles fósiles. El precio debe ser lo suficientemente alto como para lograr objetivos ambientales ambiciosos en consonancia con las circunstancias nacionales. Su administración es sencilla: puede aprovechar los actuales impuestos al uso de combustibles para transporte por carretera que ya están bien establecidos en la mayoría de los países.

La aplicación de precios al carbono tendrá efectos positivos sobre los intereses superiores de varios países, en virtud de los muchos beneficios para el medio ambiente local. Por ejemplo, el uso de combustibles más limpios ayudará a reducir la contaminación del aire, que, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud, causa cerca de 3,7 millones de muertes al año.

Es de vital importancia abordar el impacto de las reformas del precio de la energía sobre los grupos vulnerables de cada sociedad, y esto debe hacerse junto con ajustes de los sistemas fiscales y de seguridad social, para asegurar que no acabe dañando a los menos favorecidos.

El Grupo del Banco Mundial apoya a países y empresas que desarrollan políticas más ecológicas y exploran innovaciones financieras para facilitar las transiciones a sistemas con menos emisiones.

En conjunto con la Ocde, hemos construido unos principios iniciales para ayudar a guiar futuros planes de tarificación de las emisiones de carbono. Basándose en ellos, los Estados, las regiones y las empresas pueden avanzar más rápidamente para abordar el tema del cambio climático.

Para poder lograr nuestros objetivos climáticos, queremos promover el diálogo sobre las medidas necesarias antes y con posterioridad a la conferencia de París. Por eso, estamos anunciando un ‘Pánel sobre determinación de precios para las emisiones de carbono’, en el que se han reunido y se reunirán líderes estatales y empresariales para urgir a los países y compañías de todo el mundo a tarificar las emisiones de carbono.

Más de 40 gobiernos nacionales (incluido el de China, principal emisor del mundo) y 23 ciudades, Estados y regiones ya están poniendo en vigor medidas de tarificación de las emisiones de carbono. Muchos otros gobiernos también están reformando los precios y más de 400 compañías dicen estar aplicando un precio voluntario.

Todas estas son medidas bienvenidas, pero las vemos solo como pasos iniciales. En conjunto con los líderes del pánel, llamamos a los gobiernos a aprovechar la oportunidad –para beneficio del planeta y las generaciones futuras– de poner precio a la contaminación por emisiones de carbono, de manera que refleje el daño ambiental que causan. Estamos listos para apoyar a los gobiernos que las adopten. Mientras más esperemos, más costoso nos resultará proteger el planeta, a nosotros, a nuestros hijos y a nuestros nietos.

CHRISTINE LAGARDE * Y JIM YOUNG KIM **
* Directora gerente del Fondo Monetario Internacional.
** Presidente del Grupo del Banco Mundial.
Washington.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.