¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Abuelita se quiere divorciar

Los 'divorcios grises' o 'divorcios de plata' se están volviendo más comunes y más aceptables.

Cecilia Rodríguez
Los hijos crecieron y viven sus propias vidas, las mismas tareas domésticas por décadas son una jartera, el marido no le inspira amor; el matrimonio no es un infierno, pero no es satisfactorio. ¿Por cuánto más tiempo? Un día abuelita decide que ya no más. Que si no es ahora no será nunca, y encuentra el coraje para separarse.
Los llaman ‘divorcios grises’ o ‘divorcios de plata’, y se están volviendo más comunes y más aceptables. No siempre es el caso, desde luego. Muchas veces las mejores intenciones no son suficientes, y la posibilidad de separación o divorcio entre personas mayores, como entre las más jóvenes, depende de la estabilidad económica.
En gran parte de los casos, abuelita ha jugado con la idea de divorciarse, ha soñado con salir de la casa y no regresar, ha imaginado una vida diferente, en la que no debe estar cuidando a nadie y puede encontrar nuevas oportunidades y experiencias.
Mientras que la tasa de divorcios general se ha nivelado e inclusive en muchos países ha bajado, en el ‘divorcio gris’ los números han ido en aumento. Según un reciente estudio en EE. UU., el número de divorcios entre personas mayores de 50 años se ha duplicado en los últimos cuatro años. Para las de más de 65, la tasa es aún más alta.
El ejemplo de mi amiga Silvia es típico. Después de criar 3 hijos que tienen vidas independientes, de una casa cómoda, una carrera estable y un matrimonio también estable, se sentía insatisfecha. La realidad de que probablemente no tendrá más de 10 o 15 años de buena salud, de que ya no necesita acomodarse a los caprichos del marido “por los hijos”, de que en vez de amor quedaba costumbre, estaba presente en su mente cada día. Además, descubrió que el marido andaba de nuevo echando canas al aire.
Hay otras nuevas realidades que hacen de la separación una opción válida entre adultos mayores: las mujeres son más independientes económicamente y no necesitan quedarse con un cónyuge que realmente las fastidia, ni sus cónyuges tienen que permanecer con ellas. En el 60 por ciento de los casos, es la mujer la que inicia la separación, después de los 45 años.
Las personas viven más tiempo y con buena salud después de que se retiran de un empleo remunerado. Digamos que usted tiene 50 o 60 años. Es probable que viva 30 más. Gran cantidad de matrimonios ya no son satisfactorios o amorosos. La gente se pregunta: ¿realmente quiero 30 años más de esto?
Después de la jubilación los esposos están juntos prácticamente las 24 horas. Las grietas en la relación y la distancia emocional se hacen más evidentes, y si la mujer tiene independencia financiera, cortar el lazo es más fácil.
Más allá de la carga emocional, el factor económico es central tanto en mantener a las personas en uniones infelices como en permitirles la salida. Las mujeres siguen ganando menos que los hombres. Como también tienden a vivir más tiempo, se enfrentan a un mayor riesgo si están por su cuenta. Y una gran proporción de mujeres entre los 55 y los 65 años están empleadas, o sea que tienen fuente de ingresos independiente.
Cuando cumplió 66 años, Silvia resolvió darse la última oportunidad y separarse. Dice que es de nuevo feliz. Vive en un pequeño apartamento en otra ciudad, en donde ha creado una nueva comunidad. Hace parte de un grupo de lectura, va al gimnasio, hace caminatas, invita amigas a cenar, visita a los hijos, es voluntaria en varias escuelas y desde hace un par de meses tiene un pretendiente.
“¿Uno se queda en el matrimonio porque ama lo que tiene o por miedo a lo desconocido? ¿Por amor o por miedo?”, me escribió el otro día. “Eres una mujer valiente” fue mi respuesta.
Cecilia Rodríguez
Cecilia Rodríguez
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.

Nuestro mundo

COlombiaInternacional
BOGOTÁMedellínCALIBARRANQUILLAMÁS CIUDADES
LATINOAMÉRICAVENEZUELAEEUU Y CANADÁEUROPAÁFRICAMEDIO ORIENTEASIAOTRAS REGIONES
horóscopo

Horóscopo

Encuentra acá todos los signos del zodiaco. Tenemos para ti consejos de amor, finanzas y muchas cosas más.

Crucigrama

Crucigrama

Pon a prueba tus conocimientos con el crucigrama de EL TIEMPO