El Papa pide a kenianos alejarse de la corrupción

El Papa pide a kenianos alejarse de la corrupción

En último discurso en Kenia, el pontífice denunció causas que condenan a ese país al subdesarrollo.

notitle
27 de noviembre 2015 , 07:31 p.m.

El papa Francisco da lo mejor de sí cada vez que improvisa. Lo hace cuando se siente más cómodo o se emociona por las circunstancias. Este viernes vivió uno de esos momentos en el encuentro que mantuvo en el estadio Kasarani, de la capital, Nairobi, con alrededor de 30.000 jóvenes.

Tras escuchar varias preguntas de representantes de la juventud keniana, Jorge Mario Bergoglio improvisó un discurso en su idioma natal, el español, en el que fue denunciando algunos de los grandes problemas que este país comparte con otras naciones africanas, como el tribalismo, la corrupción o la radicalización de los jóvenes que interpretan de forma errónea la religión. (Lea también: El papa Francisco llega a Uganda, segunda etapa de su viaje por África)

Sus recomendaciones para superar estos desafíos llegaron con guante de seda, pues hizo primero un mea culpa contando cómo están las cosas en Roma.

Tras recordar la experiencia de un joven argentino que soñaba con trabajar en un ministerio para mejorar su país pero se topó con el muro de la corrupción, dijo que esta no solo se da en política. “En todas las instituciones, incluso en el Vaticano, hay casos de corrupción”, reconoció.

Sus palabras llegan mientras el Tribunal del Estado de la Ciudad del Vaticano está juzgando a cinco persona por el caso conocido como el Vatileaks 2.

Este escándalo, motivado por la filtración de conversaciones privadas del propio Bergoglio y de documentos confidenciales de la Santa Sede, destapó las irregularidades financieras vaticanas.

Francisco utilizó una imagen muy eficaz para hablar de la corrupción, una pandemia en muchos países africanos a la que no es ajena Kenia y que dinamita sus posibilidades de crecimiento económico.

Dijo que es “como el azúcar”. “Es dulce, nos gusta, es fácil”, comentó entre aplausos de los jóvenes.

“Y después terminamos mal. Con tanta azúcar fácil terminamos diabéticos o nuestro país termina diabético. Cada vez que aceptamos una coima (mordida) y la metemos en el bolsillo destruimos nuestro corazón, nuestra personalidad y nuestra patria. Por favor, no le tomen el gusto a ese azúcar que se llama corrupción”.

Baile y fiesta

El encuentro con los jóvenes en el estadio principal de Nairobi fue una fiesta. Como si se tratara de un partido de fútbol importante, los kenianos esperaron la llegada del Papa haciendo la ola y entonando canciones tradicionales de los masáis. Pocos se resistieron a seguir el ritmo.

El presidente keniano, Uhuru Kenyatta, marcó un baile en el estadio seguido por su esposa, varios miembros del Gobierno y, al final de la fila, algunos obispos que se movían con cierta gracia para los estándares episcopales.

“Para nosotros, esto es lo máximo, es como si el cielo hubiera bajado a nuestro país con la visita del santo padre”, contaba una sonriente monja llamada Wamashie, quien fue al estadio con los muchachos de la escuela donde trabaja.

En su último día en Nairobi, el Papa dedicó parte de la mañana a visitar el barrio Kangemi, una zona deprimida donde viven más de 100.000 personas.

Más de la mitad de los alrededor de cuatro millones de habitantes de la capital keniana viven en alguno de estos barrios pobres. Sobreviven con menos de un dólar al día, en una situación muy precaria.

El pontífice se encontraba en su salsa en este ambiente y, después de escuchar el testimonio de una vecina, tomó la palabra para reivindicar que la cultura de los habitantes de los barrios populares tiene unos valores “que no cotizan en bolsa, valores con los que no se especula ni tienen precio de mercado”.

Al final del día, el papa Francisco llegó a Uganda, segunda etapa de este primer viaje de una semana por África, que culminará en la República Centroafricana.

DARÍO MENOR TORRES
Para EL TIEMPO
Nairobi

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.