De la tierrita / El caldero

De la tierrita / El caldero

La Herencia está en una casa del barrio Quinta Camacho, decorada como casa de abuela.

26 de noviembre 2015 , 04:45 p.m.

¿Quién dijo que en Bogotá si uno quiere comida típica fuera de la casa le toca pagar una fortuna o meterse a uno de esos restaurantes cuya presencia deja mucho que desear?

Hace poco atendí el consejo de un amigo que me contó que cada vez que recibía visitantes extranjeros –y los recibe muy a menudo por razones de su trabajo universitario– los llevaba a La Herencia.

Y antes de que me explicara en detalle la oferta del restaurante, me quedé pensando que se trata de un muy buen nombre para un lugar en donde uno encuentra la comida tradicional. Es decir, con lo que lo criaron. Mejor dicho, sí, la herencia.

Y eso es lo que hay allí, en una casa muy acogedora del barrio Quinta Camacho, con una decoración como de casa de abuela, con una buena cantidad de libros viejos, de fotos y de objetos de esos que uno no puede dejar de mirar.

No hace falta decir qué hay en la carta, precisamente porque uno lo intuye. O lo sabe sin haber entrado: lo típico de diversas regiones de este país en el que se come en abundancia y en el cual, al pasar del campo a la ciudad, han dejado de prepararse en las casas de familia algunos de esos platos que eran parte de un hermoso ritual de domingo.

Lo cierto es que en La Herencia uno puede comerse una posta al estilo cartagenero, una lechona como las que abundan en el camino que conduce de Girardot a Ibagué, una sobrebarriga como las de la Sabana de Bogotá, una bandeja paisa con todas las de la ley, un cocido boyacense como los que ofrecen a la salida de Tunja, un mute al estilo santandereano, unos langostinos inspirados en los que preparan en Tumaco y en general en los pueblos que miran al generoso mar que baña las costas del departamento de Nariño…

Y unos buenos fríjoles, ¡por supuesto!, ideales para calmar un antojo como el que me suele atacar a veces los fines de semana.

En general, las cantidades son generosas, como corresponde a una tradición que vale la pena conservar, y la atención es tan amable como suele serlo en los buenos restaurantes de carretera.

Definitivamente, conviene darles una mirada a las raíces de vez en cuando. Y, literalmente, alimentarlas.
La Herencia. Carrera 9 n.° 69A-26, Bogotá. Teléfono: 249-4251.

SANCHO
Crítico gastronómico
elcalderodesancho@yahoo.com.co

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.