Universidad de Antioquia, cuna colombiana de la salud pública

Universidad de Antioquia, cuna colombiana de la salud pública

La Facultad de esa institución es la primera en Colombia dedicada a las ciencias en ese campo.

notitle
25 de noviembre 2015 , 08:24 p.m.

Es toda una institución dentro de otra gran institución y está a punto de ajustar medio siglo dedicada a una labor con prestigio continental: la formación de profesionales en el área de la salud. Se trata de la Facultad Nacional de Salud Pública de la Universidad de Antioquia, que lleva el nombre de uno de sus fundadores y más insignes maestros, un luchador de las causas populares cuya vida se dedicó a fomentar principalmente el derecho de los individuos y las comunidades a la salud: Héctor Abad Gómez.

En los años sesenta, cuando las potencias se enfrascaban en una frenética carrera por llegar primero a la Luna, países como Colombia vivían en el atraso educativo y cultural. Los asuntos propios de la salud, por un lado, estaban en manos de profesionales; por el otro, de chamanes, curanderos, sobanderos y parteras. Esto es: la ciencia, practicada por unos pocos individuos con insuficiente información en cuestiones sociales, versus las prácticas mágico-religiosas de la medicina folclórica. A los ciudadanos les tocaba en muchas ocasiones asumir de forma individual la curación de sus dolencias, llevados más por su propia intuición y los escasos conocimientos de los que podían valerse.

Casi nada se hacía por promover la salud y menos por prevenir la enfermedad. Los hospitales funcionaban más bien como casas de caridad y estaban a cargo de fundaciones sociales sin ánimo de lucro y desconectadas del Estado. La atención médica se enfocaba a acciones curativas, en tanto los organismos oficiales se centraban en la vigilancia y el control de los riesgos biológicos y ambientales con mayor incidencia, entre ellos el tifo, la malaria, la lepra y la sífilis. Esta falta de integración de los órganos de control para administrar la salud fue uno de los principales culpables de que se atrasara el desarrollo de la red hospitalaria en Colombia.

Por su parte, la ciudad de Medellín venía preparando el terreno para introducir el concepto de salud pública. Desde los comienzos del siglo XX, a tono con el proceso de industrialización que la llevaría a convertirse en la segunda urbe más importante de Colombia, en la capital antioqueña se producía un importante movimiento en pro de la higiene como principio básico de toda campaña por mantener a la población en buenas condiciones de salubridad. Bien podría decirse que la higiene representaba en la mente de los medellinenses un importante indicador de modernización.

En su libro de 1920 The Untilled Fields of Public Health, el bacteriólogo y experto en el tema Charles Edward Amory Winslow (1877-1957) sostiene que ‘salud pública’ es la ciencia y el arte de prevenir las enfermedades, prolongar la vida y fomentar la salud y la eficiencia física y mental, mediante el esfuerzo organizado de la comunidad. Dicho esfuerzo va encaminado al saneamiento del medio ambiente, el control de las enfermedades transmisibles, la educación sanitaria, la organización de los servicios médicos y de enfermería y el desarrollo de los compromisos y procedimientos sociales que aseguren al individuo y a la comunidad un nivel de vida adecuado para la conservación de la salud.

Allí donde la medicina ya no puede hacer otra cosa que aplicar tratamientos, la salud pública busca intervenir el entorno social y político, así como los estilos de vida y los comportamientos de las comunidades y los individuos. Su propósito es enfrentar y hasta contener el riesgo de enfermar y morir.

En este contexto surge la Facultad, primero como Escuela. Desde cuando fue fundada el 31 de diciembre de 1963, Salud Pública ha graduado a más de tres mil profesionales de Iberoamérica en siete programas de pregrado y once de posgrado (dos doctorados, cuatro maestrías y cinco especializaciones. Es la primera dedicada en Colombia al cultivo de las ciencias en el campo de la salud pública. Lo ha hecho sistemáticamente, con persistencia, y su objetivo ha sido llenar los vacíos de conocimiento existentes en esta área y poner dicho conocimiento al servicio de la sociedad. Conocimiento confiable y demostrable, como única manera de asegurar el éxito de la actividad científica.

El accionar de la Facultad va más allá de la formación de sus estudiantes de pregrado y posgrado: los jóvenes encuentran allí un campo extenso de posibilidades científicas e intelectuales; pueden explorar la ciencia y participar en proyectos innovadores que pretenden contribuir a la construcción integral de programas en salud para los colombianos.

Atendiendo los conceptos de pioneros como Winslow, la Facultad Nacional de Salud Pública ha desplegado un gran esfuerzo de integración de diversas disciplinas. Hoy, ocho grupos de desarrollo académico se ocupan de los retos que la salud pública supone en los ámbitos local, nacional e internacional. Estos grupos, conformados por profesionales de múltiples disciplinas, abarcan desde la epidemiología y la estadística hasta la salud mental y ambiental, pasando por los sistemas de información y de planeación y administración en salud.

Todo ello, claro, atravesado por una intensa actividad investigativa que le ha permitido a la Facultad múltiples logros. El más importante de ellos: la investigación ha servido para que en cada momento de la historia reciente se identifiquen los problemas más apremiantes de la salud y el bienestar de los colombianos, así como las deficiencias en la capacidad de respuesta del sistema de salud. Gracias a esto, Salud Pública ha ayudado a que los organismos políticos y la comunidad adopten las mejores estrategias para la solución de dichos problemas.

www.propiedadpublica.com.co

César Alzate Vargas
Versión periodística del texto “La comunidad científica de la Facultad Nacional de Salud Pública Héctor Abad Gómez” de Álvaro Olaya Peláez y Laura López Alzate.
 "Bienestar colectivo, compromiso de todos": http://www.youtube.com/watch?v=iSJStsoqq_8
Recuento: http://www.youtube.com/watch?v=Hks7bZecg2Y

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.