La vivienda gratis número 100.000 se entregó este jueves

La vivienda gratis número 100.000 se entregó este jueves

Plantas en baños y sustos, entre anécdotas de las entregas de las viviendas.

notitle
25 de noviembre 2015 , 08:19 p.m.

Después de dos años y nueve meses, cuando se entregaron las primeras 91 viviendas gratuitas en Pradera (Valle del Cauca), este jueves el Gobierno Nacional cumplirá la meta propuesta en el corregimiento de El Salado (Bolívar) al otorgar la casa número 100.000.

En esa población, marcada por años de violencia, el presidente de la República, Juan Manuel Santos; el vicepresidente, Germán Vargas Lleras, y el ministro de Vivienda, Ciudad y Territorio, Luis Felipe Henao Cardona, se darán cita para culminar la primera etapa de este programa, que tiene como objetivo “entregar un subsidio familiar de vivienda urbana en especie a los hogares colombianos que viven en situación de extrema pobreza”.

Además de tener en cuenta esa situación de pobreza para tener acceso al programa, el foco también está en la población que hace parte de la Red Unidos y en los sectores más vulnerables, que se encuentren en condiciones de desplazamiento o que hayan sido víctimas de desastres naturales, calamidades públicas, emergencias o que vivan en zonas de alto riesgo no mitigable. (Lea: Los aprendizajes que deja la primera etapa de viviendas gratis)

Esta exitosa iniciativa, que, según el Gobierno, contempla la realización de una segunda etapa para “los entes territoriales de categorías 3, 4, 5 y 6, que no hagan parte de áreas metropolitanas constituidas legalmente”, se remonta al 20 de junio de 2012, cuando el presidente Santos sancionó la Ley de Vivienda (Ley 1537 de 2012).

Desde ese momento a hoy se empezaron a ejecutar las acciones para la construcción de las 100.000 primeras viviendas gratuitas, en 283 proyectos desarrollados en 205 municipios de 29 departamentos, incluyendo a Bogotá.

De ese proceso se materializaron las primeras 91 unidades residenciales, entregadas –como todas– en actos públicos, el 11 de febrero del 2013 en Pradera, departamento del Valle del Cauca, donde el Gobierno, promueve además el trabajo mancomunado de los sectores público y privado, en el cual se selecciona con un método objetivo, ágil y transparente a los diseñadores, constructores e interventores de las obras.

Para el ministro de Vivienda, Luis Felipe Henao, “el éxito del programa se debe a su transparencia y a la dinámica de pago contraentrega utilizada con los constructores: casa entregada, casa pagada, lo que nos permitió blindar los recursos públicos y evitar proyectos siniestrados”. (Además: Montería implementó un modelo de convivencia para casa gratis)

Y agregó que esta es una política integral de superación de la pobreza que incluye capacitación y otros beneficios adicionales como bibliotecas, acceso a internet, subsidios para compra de computador y equipamientos urbanos que garantizan espacios deportivos, de recreación, educación, salud y vías.

Obras por regiones

En el Programa de Vivienda Gratuita (PVG), soportado en la Ley 1537 de 2012, la cual establece el área construida mínima por solución de vivienda en 40 metros cuadrados, ese espacio tuvo un promedio nacional de 47 m².

Así, para la región andina, que abarca 10 departamentos, se hicieron 40.432 unidades, con un área construida promedio de 46 m²; en la región caribe, con 7 departamentos, se hicieron un total de 38.316 viviendas, con un área construida promedio de 50 m².

La región pacífico, con 4 departamentos, obtuvo 17.334 unidades, con un área construida promedio de 45 m², mientras que en la región orinoquia y amazonia, de la que hacen parte 8 departamentos, se desarrollaron 3.918 viviendas, con un área construida promedio de 47 m².

En términos de inversión, este programa de vivienda gratuita alcanzó una inversión cercana a los 4,4 billones de pesos, lo que representa cerca del 26 por ciento del PIB de edificaciones, el 12 por ciento del PIB de la construcción y aproximadamente el 0,8 por ciento del PIB total de la Nación durante un año.

Y en materia de trabajo, como resultado del programa, las cifras muestran la generación de alrededor de 115.000 empleos directos en el sector de edificaciones.

Otros datos importantes que se desprenden de esta primera etapa del PVG señalan que el 100 por ciento de las familias perciben sus ingresos de la informalidad, lo que da una idea de su nivel de vulnerabilidad.

También se pudo establecer que el 79 por ciento de los hogares tienen al menos 9 años de educación, que el 38 por ciento tiene rezago escolar, el 33 por ciento no contaba con acceso a servicios públicos antes del programa y que el 66 por ciento abandonó sus estudios por falta de dinero o porque debían trabajar para pagar un arrendamiento.

Así seleccionan a las familias

No es casualidad que Pradera (Valle del Cauca) y El Salado (Bolívar) hayan sido seleccionados como los municipios para comenzar y concluir, respectivamente, la primera etapa para la entrega de las unidades residenciales del Programa de Vivienda Gratuita del Gobierno Nacional, que hoy cumple la meta de 100.000.

Los dos municipios han sido especialmente marcados por el conflicto armado del país.

Esa realidad, aunque dura, también fue tenida en cuenta como un claro aspecto de vulnerabilidad, una condición básica que, con la pobreza extrema, tiene en cuenta Prosperidad Social al momento de seleccionar a los beneficiarios de este programa.

Como responsable de esas asignaciones, la entidad elabora una lista de las familias que reúnen los requisitos para acceder a las viviendas en cada municipio, priorizando a los indígenas y a los afrocolombianos.

Prosperidad Social es la entidad encargada de la selección de las familias beneficiadas con este programa del Estado. Archivo particular

Sin embargo, cuando el número de personas que se postulan es mayor al de las viviendas que han sido asignadas, Prosperidad Social realiza un sorteo para definir quiénes se quedan con la unidad residencial.

De Pradera, el día de la entrega de las primeras 91 viviendas, el presidente Santos dijo que “es una población que ha sufrido, como pocas, la violencia”. Esto, tras un ataque de las Farc.

Y hoy en El Salado, donde hace 15 años murieron tantos inocentes, la Urbanización Villa Beatriz Linares –donde se construyeron 100 unidades gratis de 76,23 metros cuadrados– será testigo de un acto histórico con la entrega de la vivienda número 100.000.

Al respecto, vale la pena señalar que cada una de esas viviendas que hoy reciben los beneficiarios está compuesta de dos alcobas, área social o productiva, baño y zona de ropas.

Así mismo, se entregarán con pisos y baños enchapados.

El patio trasero en forma de quiosco tiene cocina con mesón y poceta. El quiosco está ubicado en el patio trasero, en estructura en madera.

El programa deja reflexiones para la segunda fase

Andrés Arango, presidente de Ospinas y CÍA

“Además de mover la economía se demostró que la vivienda, en este caso la prioritaria y social, podía formar parte de una política de Estado exitosa. Sin duda, fue una gran transformación”.

Gustavo Aristizábal,  gerente Camacol Risaralda

“Mejor que la gente que recibe el beneficio fuera, en su mayoría, de la región a donde llega el programa. No quiere decir que no se atienda a los demás, pero pienso que
debe haber prioridades”.

Flavio Romero, presidente de la SCA

"En la Sociedad Colombiana de Arquitectos creemos que la política fue exitosa, ya que se construyó en volumen para los más necesitados. Pero, más allá de hacer casas, la clave estará en crear tejido social”.

Juan Sebastián Pardo, presidente de Credifamilia

“Aunque este programa no maneja créditos por su carácter de gratuidad, lo he seguido de cerca y considero que tras la experiencia de la primera fase, la segunda funcionará de forma más expedita”.

Plantas en baños y sustos, entre anécdotas de las entregas

El sanitario usado como matera

Un adjudicatario usó el sanitario para colocar la planta preferida. El hecho le confirmó al Gobierno que con las viviendas se beneficia a gente que antes no tenía ni servicios.

Donde la espalda pierde su bonito....

En 2012, el helicóptero que llevaba desde Sandoná al vicepresidente Vargas, casi se accidenta. En la noche notó el descosido del pantalón causado por alguien que se sujetó de él.

Amanecida tras un Festival Vallenato

En 2013, Santos posó en piyama corta en Valledupar. “Aunque fue criticado, todo el equipo se quedó allí y demostró que eran viviendas dignas”, dijo una fuente oficial.

La felicidad de una menor por la ducha

En La Dorada, una niña dijo que ahora podría bañarse en la casa, pues lo hacía en su colegio. El hecho de pasar más tiempo en el colegio, agregó la menor, la hacía mejor estudiante.

No dejaron ver los contadores

En la segunda etapa del proyecto Nando Marín (Valledupar), tuvieron que ubicar los contadores de servicios afuera, porque en la primera, los residentes no dejaban entrar a los funcionarios a reportar los consumos a las compañías.

 

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.