Impaciencia en Gaza ante una ayuda que llega muy lentamente

Impaciencia en Gaza ante una ayuda que llega muy lentamente

Reconstrucción en la muy densamente poblada región palestina es aún un sueño para muchas familias.

notitle
25 de noviembre 2015 , 07:44 p.m.

El 12 de octubre del 2014, a solo semanas de haber terminado la gran operación militar israelí sobre la Franja de Gaza que duró 50 días, donantes árabes e internacionales se reunieron en El Cairo (Egipto) y prometieron una ayuda de 5.400 millones de dólares que sería destinada para la reconstrucción.

Desde ese momento, la reconstrucción en una Gaza empobrecida y densamente poblada ha sido un proceso muy lento, debido a obstáculos políticos y técnicos, siendo el mayor de ellos el bloqueo israelí, impuesto desde el 2007, y la división interna palestina entre Fatah y Hamás.

Solamente hace un mes, Jabber Kishko, residente en Ciudad de Gaza, terminó de remover los escombros de su casa, la cual fue completamente destruida por un ataque aéreo israelí. En este momento, Jabber no tiene una vivienda como tal, solamente un terreno plano, vacío de memorias suyas y de su familia, cuyos 16 miembros solían vivir en un edificio de tres pisos. Y ahora residen en apartamentos arrendados, a la espera de que se les devuelva su casa.

Pero este caso no es único, ya que hay miles de familias que perdieron sus casas tras la ofensiva israelí y que esperan que este muy lento proceso llegue a su fin.

La millonaria ayuda para el plan de reconstrucción se prometió hace un año, pero el proceso avanza como con la velocidad de una tortuga, según los residentes.

Kishko, padre de 49 años, dice sentirse muy enojado. “A nadie le importamos, nos han dejado sin compensación alguna”, dice.

“Todo lo que hemos recibido en los últimos catorce meses se ha ido en pagar arriendos de apartamentos. He tenido que pagar los alquileres de otros siete meses de mi propio bolsillo, cuenta Kishko, quien vive en un piso arrendado subdividido en varios apartamentos en los que reside su numerosa familia.

Las dificultades y el sufrimiento son constantes, pero la parte más difícil de la historia de Kishko es que, hasta ahora, ningún funcionario le ha dicho a dónde tiene que ir para conseguir lo que necesita para reconstruir su casa de tres pisos. A cientos de familias les ocurre lo mismo.

El Ejército israelí llevó a cabo una operación militar de gran escala en Gaza desde el 8 de julio hasta el 26 de agosto del 2014, que dejó 2.200 palestinos muertos y más de 11.000 heridos, además de una larga estela de destrucción de casas, infraestructura, agricultura e industria.

Según informaciones oficiales, decenas de miles de casas fueron parcial o completamente arruinadas, provocando el desplazamiento de 500.000 palestinos. La mayoría de ellos vivió en escuelas por varios meses tras perder sus viviendas.

Mufeed al Hasaynah, ministro de Vivienda de la Autoridad Nacional Palestina (ANP), aseguró que “los palestinos han recibido el 30 por ciento de las promesas que los donantes internacionales hicieron en la conferencia de El Cairo el año pasado”.

“Esta es la razón por la cual el proceso de reconstrucción de Gaza está desarrollándose de forma muy lenta”, dijo Al Hasaynah, añadiendo que “muchas de las medidas adoptadas por los países de los donantes para transferir los recursos hacen que estos lleguen atrasados o no lleguen, lo que se convierte en un obstáculo muy grande. Además, se añade el hecho de que no se ha llegado a un cese definitivo del fuego en la región”.

El Banco Mundial aseguró en un reporte que la actual debilidad para hacer efectiva la ayuda prometida por los donantes “es la mayor razón para que el proceso no tenga velocidad”, a lo que agregó que “el estricto bloqueo israelí es otro obstáculo”. “La situación solo puede mejorar si Israel distiende el bloqueo y permite que lleguen grandes cantidades de materiales de construcción a Gaza y, segundo, si los países donantes cumplen sus promesas”, dijo el Banco Mundial, que advirtió que la situación allí “se ha vuelto insoportable”.

Las tasas de desempleo y pobreza en la Franja de Gaza han crecido dramáticamente, de acuerdo con informes de organizaciones internacionales, en los que consta que el 40 por ciento de los 1,9 millones de habitantes viven bajo la línea de pobreza y 43 por ciento está desempleado.

Bassem Na’eem, líder de Hamás, que controla Gaza desde el 2007, dijo que la demora en el envío de las donaciones para reconstruir lo que ha destruido “la ocupación israelí es una tremenda vergüenza para la comunidad internacional”.

“Es también un crimen. La ocupación sigue atacando a las poblaciones y sus propiedades de un solo golpe y después quienes cometen estos crímenes son premiados con el silencio mundial”, señaló Na’eem.

Hamded Jad, periodista palestino especializado en economía, dijo que todo lo que se ha hecho en términos de reconstrucción ha sido “el levantamiento de unas pocas miles de unidades de vivienda para aquellos cuyos apartamentos fueron destruidos durante la guerra”.

“Las donaciones totales que han recibido los palestinos no han sido poco más de 25 millones de dólares”, dijo Jad, e indicó que “hasta ahora los donantes de la conferencia de El Cairo no han cumplido sus promesas”.

SAUD ABU RAMADAN
Para EL TIEMPO
Gaza

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.