Volver a coger

Volver a coger

Más que un dilema entre los dos mundos, el digital y el de antes, lo que habría es una síntesis.

notitle
25 de noviembre 2015 , 06:21 p.m.

Los voceros del desastre llevan años señalando con el dedo el abismo hacia el que caminan sin remedio muchos de los placeres y muchas de las antiguas formas de la civilización anterior a internet y a los teléfonos inteligentes y las tabletas y demás. Como dijo el gitano Melquíades en una de sus primeras visitas a Macondo: “Dentro de poco, el hombre podrá ver lo que ocurre en cualquier lugar de la Tierra, sin moverse de su casa…”.

Se nos advirtió, por ejemplo, que el libro de papel estaba condenado a desaparecer y que el triunfo inequívoco de lo digital y lo electrónico estaba resultando tan arrollador y tan contundente que lo mejor era irse acostumbrando a que ese mundo —el mundo todo, el futuro— sucediera solo dentro de una pantalla, mientras todos lo vamos pasando de un lado para el otro con el dedo, como los bebés.

Claro: siempre que aparecía un nuevo invento la ‘civilización del libro’, como la han llamado muchos, y no sin razón, se sentía amenazada y sus defensores tocaban a rebato para protegerla como si fuera una fortaleza bajo fuego. Eso pasó cuando llegaron la radio o la televisión: que la gente creía que en ellas habría una distracción tan grande para la lectura que muy pronto nuestra especie iba a hundirse para siempre en la alcantarilla de la ignorancia y la levedad.

Lo mismo ocurrió con la aparición del libro electrónico y en general con toda la revolución que han significado internet y lo digital y este mundo cada vez más pequeño y abocado a sus aparatos que lo cuentan y lo explican y lo conectan, sin que uno tenga que salir siquiera de su casa para estar al otro lado de la Tierra, como se lo prometió el brujo Melquíades a José Arcadio Buendía ese mediodía de marzo en Macondo.

Pero esta vez, con las tabletas y los computadores y los teléfonos y demás, el peligro sí parecía en serio, y muy cerca de los libros, en el ámbito de la música y los discos, hubo un primer anuncio de lo que les corría pierna arriba a los ‘soportes’ tradicionales de la información, la cultura y el entretenimiento. Porque mucha gente que antes compraba discos a granel dejó de hacerlo, y todo para poder metérselos ahora en los bolsillos.

No pasó mucho tiempo antes de que también las editoriales empezaran a ver con horror sus balances, mientras muchas librerías en el mundo tenían que cerrar sus puertas y sus páginas e irse con su música para otra parte. El panorama era desolador, y en un momento, hace de eso no tanto, pareció de verdad como si los profetas de la catástrofe hubieran acertado en sus augurios.

Sin embargo ya el vendaval está cediendo y las aguas están volviendo a su cauce. Hubo tormenta y el viento se llevó las hojas de los árboles y casi los arranca enteros de raíz, sí. Pero ya está pasando y quizás eso era lo que había que hacer: aguantar colgados del mástil, como en un barco; aferrarse a la madera y a las jarcias y esperar a que se aquietara el mar. Confiar en el tiempo y su implacable cernidor.

Y lo que ha terminado por ocurrir es lo que muchos optimistas previeron también, y es que al final, más que un dilema entre los dos mundos, el digital y el de antes, lo que hay es una síntesis y un complemento. Y muchas de las maravillas de lo nuevo han servido sobre todo para valorar más las maravillas de lo viejo. Como ha pasado con los discos de vinilo, que están otra vez en furor gracias a que suenan mejor y a que se compran por internet.

Ahora leo la noticia alentadora de que Amazon, la célebre tienda virtual, acaba de abrir en Seattle su propia librería de verdad. Una como las de siempre, con techo y goteras y gente adentro.

Una librería con libros de papel, porque a veces nada tiene más futuro que el pasado.


Juan Esteban Constaín

catuloelperro@hotmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.