Siria, cada vez peor

Siria, cada vez peor

En el conflicto sirio y en la guerra contra el EI, el mundo no se pone de acuerdo.

24 de noviembre 2015 , 08:46 p.m.

En una nueva variable que complica aún más la ecuación, un avión ruso fue derribado por cazas turcos sobre el área de frontera con Siria, un incidente que crispa las ya tensas relaciones en la región y frente al cual la ONU y la Otán, organismos de los cuales es miembro Ankara, pidieron moderación y sensatez para evitar una escalada.

La nave formaba parte de los bombardeos contra el Estado Islámico (EI) en Siria, pero, a decir de Turquía, violó el espacio aéreo de este país e ignoró las advertencias. Moscú asegura que nunca sobrevoló Turquía y que al derribar el caza este país se convierte en cómplice del EI. Toda una guerra de declaraciones absolutamente inconvenientes en momentos en que el mundo intenta organizar una amplia coalición para luchar contra el terrorismo yihadista.

En el conflicto sirio y en la guerra contra el EI, el mundo no se pone de acuerdo; y en este caso sucede lo mismo. Así como hubo voces que defendieron el accionar turco, justificaron que estaba en el derecho de defender su frontera y le pidieron a Moscú que se integre en la gran coalición internacional para evitar este tipo de incidentes, otras criticaron que hubiera disparado en vez de haber acompañado al Sukhoi-24 hasta abandonar sus fronteras, y que hubiera notificado a sus socios de la Otán antes que al mando ruso.

En el fondo, lo que queda claro es que los actores de este conflicto tienen sus propios intereses, y en consecuencia actúan. Por eso, no se ponen de acuerdo sobre la conveniencia de la continuidad de Bashar al Asad en Siria y se escuchan alegatos como el del presidente ruso, Vladimir Putin, que prácticamente culpó a Turquía de financiar al EI, por el contrabando de hidrocarburos. En el mismo sentido, el presidente de EE. UU., Barack Obama, le pidió a Rusia un giro estratégico y lo acusó de actuar al margen de la comunidad internacional.

Mientras esto pasa, la gente sigue muriendo y Europa continúa viviendo entre el miedo y las medidas de excepción que limitan sus libertades. Ese es el verdadero poder del terrorismo: hacer que dejemos de ser aquello de lo que nos hemos sentido orgullosos y nos ha hecho mejores seres humanos.

editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.