Los detalles de proyecto de ley sobre Uber que se radicará en Congreso

Los detalles de proyecto de ley sobre Uber que se radicará en Congreso

El texto, conocido por EL TIEMPO, consta de 20 artículos y es motivo de polémica con taxistas.

notitle
24 de noviembre 2015 , 08:41 p.m.

Mientras que el decreto presentado por el Gobierno para regular el servicio de transporte público individual de lujo deja en manos de los alcaldes la decisión de elegir entre la reposición de un cupo de un taxi que se chatarrice o la generación de cupos adicionales para el nuevo servicio, el proyecto de ley que se presentará este miércoles, con el respaldo de Uber, a través de varios parlamentarios, propone “la prohibición del cobro por cupos”.

Esto, debido a que la iniciativa congresional se enfoca en la creación de un servicio privado de transporte mediante plataformas tecnológicas, punto que ha sido señalado por algunos analistas como uno de los ausentes en el decreto del Gobierno.

“El decreto no resuelve el problema de Uber, pues exige que se conviertan en una empresa de transporte, algo que la compañía no está dispuesta a aceptar”, indicó el senador Mauricio Lizcano, quien, no obstante, señaló que respalda la normativa del Gobierno, pues es similar a la que él, junto con otros congresistas, presentaron hace seis meses como proyecto de ley y no logró el aval necesario. (En video: Decreto sobre taxis de lujo: más dudas que respuestas / Videoanálisis)

Impacto

Para la ministra de Transporte, Natalia Abello, el decreto está encaminado a avanzar en la modernización del sector, particularmente del servicio individual de pasajeros. “Estamos permitiendo que el servicio sea como los jóvenes lo están pidiendo, que el pago sea electrónico, su acceso sea a través de plataforma, que quien lo atienda tenga las competencias para ello”, expresó la funcionaria. (Vea: ¿Cuál es el problema de las regulaciones de Uber y los taxis?)

Pero el senador Ángel Custodio Cabrera, integrante de la Comisión Sexta, que se encarga de legislar sobre transporte, señala que “el decreto solo cambia de color los carros. No escucharon a la gente que quiere otro tipo de servicios, que quiere otra alternativa en materia de atención al usuario. Esperábamos una solución a los problemas de los taxistas que viven en la informalidad”.

Es por esta razón que respaldará el proyecto, cuyo texto fue conocido por EL TIEMPO y cuya exposición de motivos se ampara en “generar alternativas que mejoren la movilidad y la calidad de vida en las ciudades, uso eficiente de recursos, la reducción del tiempo de desplazamiento y la utilización de tecnologías que contribuyan a la gestión del tráfico”. (Lea también: Decreto de taxis de lujo pone reglas a servicios como Uber)

El proyecto consta de 20 artículos, dentro de los cuales se destaca el de la prohibición del cobro de cupos a quienes sean autorizados para la prestación del servicio privado de transporte mediante plataformas tecnológicas.

“Está prohibido el cobro de cupos o cualquier contraprestación por el derecho a la licencia de operación. El cobro de cupos o derecho a licencia de operación acarreará multa de acuerdo con lo que establezca la Superintendencia de Puertos y Transporte”, dice el proyecto.

La expectativa de Abello, al dejar abierta la posibilidad de cobro en el nuevo servicio de lujo, que en la actualidad tiene un solo nombre, Uber, es que “los recursos generados, el Estado (en este caso entidades territoriales) podrían destinarse a inversión en movilidad urbana”. (Vea: Decreto sobre taxis de lujo: más dudas que respuestas / Videoanálisis)

Otros puntos

El proyecto de ley contempla, además, que este servicio privado será autorizado por el Ministerio de Transporte”, algo que ya la ministra Abello tenía claro en el decreto del Gobierno.

“Creamos la necesidad de que las plataformas que tengan que ver con el transporte de pasajeros deban habilitarse ante el Ministerio, con el fin de poder evaluar los indicadores de servicios, la trazabilidad de la información y la prestación de buen servicio”, expresó.

De igual manera, la propuesta congresional indica que el servicio a través de plataformas tecnológicas será vigilado por la Superintendencia de Puertos y Transporte o la entidad que haga sus veces.

Frente al tema de las tarifas por la prestación de este servicio privado, el proyecto contempla que “deben establecerse libremente entre el usuario del servicio y el prestador del mismo. La estructura tarifaria deberá en todo caso ser informada al usuario de manera previa por un medio eficiente de comunicación y, al menos, a través de la plataforma tecnológica”.

Desde la perspectiva del servicio de lujo, que crea el Gobierno a través de su decreto, “las tarifas serán reguladas para el servicio básico y para el Premium hay libertad tarifaria”, explicó Abello. (Además: Mi pesadilla con el 'decreto Uber' / Análisis del editor)

De media y gama alta

Mientras que para el servicio de lujo que crea el decreto del Gobierno hay exigencias que solo cumplirían 962 vehículos de los 200.000 que hoy tiene el parque automotor tradicional, el proyecto que favorece a los Uber contempla que “podrán ser de gama media o alta conforme a la reglamentación que para el efecto podrá expedir el Gobierno Nacional dentro de los seis (6) meses siguientes a la promulgación de la presente ley”.

De igual manera, la iniciativa incluye que “las empresas de redes de transporte que operarán o administran una plataforma tecnológica tendrán la facultad de decidir los vehículos que se vinculen a sus respectivas plataformas tecnológicas”.

El proyecto, una vez sea radicado este miércoles, tendrá que contar con el aval del Gobierno, para que el apoyo de los congresistas en su trámite de aprobación sea más factible.

Polémica por lo que contiene el decreto del servicio de lujo

Algunos observadores siguieron planteando interrogantes ante el decreto anunciado por el Gobierno, el cual está pendiente de la firma presidencial, para regular el servicio de transporte público individual de lujo.

Mientras que para la ministra de Transporte, Natalia Abello, “el decreto es una oportunidad de mejora para todos, pues tiene un propósito superior que es el de la modernización del sector transporte con reglas más abiertas y que permitan una mayor calidad en la prestación del servicio, siempre con el objetivo de favorecer al usuario final”, algunos analistas estiman que es poco lo que hará la nueva normativa.

“El decreto no soluciona correctamente la situación. No hay referencia al tema de fondo, que es el de generar nuevas modalidades de servicio público”, indica el jurista Lorenzo Villegas, exdirector de la Comisión de Regulación de Telecomunicaciones.

Mientras tanto, cada vez se abren nuevas ramas al fenómeno que se ha generado en Colombia y que no es ajeno a ninguno de los 63 países en los que opera Uber. (Lea también: Taxistas de Bogotá marchan en protesta por aplicación Uber)

Este servicio, en el país, lleva tres años y poco a poco ha ido ganando seguidores, pues los ciudadanos tienen la percepción de que el servicio tradicional es precario, de baja calidad y de que el taxista va al lugar que él elige y no a al que los usuarios necesitan llegar.

“Como Ministerio, pudimos haber optado por introducir algunas mejoras al servicio que ha imperado en Colombia siempre, pero quisimos crear una categoría superior, entendiendo que debe operar con una dinámica diferente a como opera el servicio básico”, expresó a este diario la ministra Natalia Abello.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.