Ventas ambulantes ahogan al centro de Barranquilla

Ventas ambulantes ahogan al centro de Barranquilla

Comerciantes se quejan por la falta de presencia de las autoridades.

notitle
24 de noviembre 2015 , 10:01 a.m.

 Caminar por el centro de Barranquilla comenzó a ser peligroso ante la ocupación del espacio público por cientos de vendedores ambulantes, chazas y ventas de comida que de manera ilegal se han instalado en varias calles y corredores aprovechando la llegada de la temporada de Navidad.

Las zonas donde se registran las mayores ocupaciones por las ventas informales son la calle 35 entre carreras 41 y 43, la carrera 44 entre calles 37 y 34, (Paseo Bolívar), carreras 44 y 41. Aquí el transeúnte tiene que moverse entre ventas de cd, películas de DVD, relojes, zapatos, ropa, y como si fuera poco chuzos donde se instalan fogones con ollas de comida.

La situación no es nueva, pues todos los años para esta época el comercio informal invade el centro pese a los anuncios y planes de control que anuncia el Distrito.

Sin embargo volvió a generar la airada reacción de los comerciantes organizados que miran con impotencia como las aceras y los frentes de sus negocios se van llenando de vendedores ambulantes y sin que hasta el momento nadie haga nada.

El mayor riesgo lo corren las personas que habitualmente van hacer compras al centro y en estos momentos no encuentran andenes por donde caminar debido a la invasión. Como consecuencia deben bajarse a la calle expuestos a ser arroyados por buses y carros que transitan por el sector.

“Casi ‘me jode’ un bus por bajarme de la acera, no hay por donde caminar y los vendedores te acechan”, dijo Orlando Quiñonez, dueño de un restaurante que todos los días baja al centro a comprar provisiones.

Las denuncias las hace una vez más Dina Luz Pardo, directora ejecutiva de la Asociación de Comerciantes del Centro de Barranquilla, (Asocentro), que agrupa a unos 500 negocios , quien asegura que muchos comerciantes están dispuestos a realizar jornadas de protesta y declarar una emergencia económica ante tanta pasividad de las autoridades.

“Esto está pasando en las narices de la alcaldía y no hacen nada. Los pocos vigías del espacio público no pueden controlar a tantos vendedores y tampoco cuentan con el apoyo de la policía”, dijo Pardo quien subrayó que lo más incómodo es ver a los mismos funcionarios del Distrito y policías comer en estos tenderetes que se han establecido en el espacio público.

La representante de los comerciantes del centro cuenta que los pocos espacios públicos por donde se puede caminar los han convertido en ‘túneles’, ante la gran cantidad de carretillas, buses, bicitaxis y cocinas callejeras. “Esto es una verdadera bomba de tiempo”, advierte Pardo.

Sobre el tema la secretaria de Control Urbano y Espacio Público del Distrito, Diana Amaya, asegura que hay un plan para evitar que en diciembre las ventas ambulantes se tomen el espacio público. Para ello explica que se cuentan con vigías del espacio público, que portan los chalecos de la dependencia, y están permanentemente a lo largo y ancho de los corredores del centro.

Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.