Cundinamarca, uno de los mejores en educación

Cundinamarca, uno de los mejores en educación

Las últimas pruebas Saber 11 ubican al departamento entre los cinco más sobresalientes.

notitle
23 de noviembre 2015 , 08:09 p.m.

Los estudiantes cundinamarqueses de grado 11 recibieron una buena noticia al lograr ubicar al departamento entre las primeras cinco regiones con las mejores Pruebas Saber 11 del país.

Esta es la segunda vez, en cuatro años, que Cundinamarca logra ubicarse entre los mejores, resultado que genera una gran responsabilidad a la futura gobernación, para mejorar y seguir trabajando en los planes que la Secretaría de Educación ha adelantado con la idea de garantizar un educación de calidad.

Aunque falta mucho camino por andar, pues si se compara con estándares internacionales, a Colombia le falta aumentar sus cifras para alcanzar los puntajes de calidad de otros países.

No obstante, en Cundinamarca las cifras comienzan a ser alentadoras, luego de que, por ejemplo, la educación rural haya estado olvidada. De acuerdo con datos de la Secretaría de Educación, 43.025 estudiantes de 88 municipios fueron beneficiados con programas encaminados a generar aprendizajes con el fin de valorar el campo y contribuir a su desarrollo.

Para llegar a ello, el objetivo fue garantizar la cobertura y atacar la deserción escolar mediante la implementación de nuevos buses y brindando alimentación.

En el 2012, la tasa de deserción escolar se encontraba en un 2,97 por ciento, para el 2013 se redujo a 2,64 por ciento y al año siguiente bajó a un 2,42 por ciento. Finalmente, para 2015, se logró disminuir a un 2,3 por ciento este fenómeno: “Tenemos el índice más bajo en deserción, logramos reducirlo a comparación del último año en un 0,12 por ciento”, explica Piedad Caballero, secretaria de Educación.

El estudio realizado por la Universidad de la Sabana en la provincia de la Sabana de Bogotá, que tiene 11 municipios, explicó los importantes avances en la lucha contra la deserción escolar con proyectos que consisten en implementar jornadas escolares complementarias y de alimentación. Sopó y Cota son algunos de los municipios que cuenta con estos sistemas.

No obstante, otras cifras revelan que los niños no van al colegio por factores como la falta de cupos.

Según la Encuesta Multipropósito, realizada por la Secretaría de Planeación de Bogotá en colaboración con el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane), para el 2014 en la Sabana cerca del 7 por ciento de los niños entre 1 y 5 años no asistió a una institución integral a la primera infancia porque no alcanzaron a obtener un cupo. Para los municipios cabecera de provincia el porcentaje estaba en 5 por ciento.

Apuesta a las TIC

Acercar a los estudiantes y al cuerpo docente a las nuevas tecnologías fue otro de los elementos que influyeron en unos buenos resultados en las pruebas del Estado.

Primero, los niños y niñas ahora tienen la oportunidad de contar en sus aulas de clase con herramientas tecnológicas como tabletas y computadores. Pero esto no solo consistió en entregar los aparatos en los colegios, con la dotación se garantizó también una serie de capacitaciones para que todos entendieran su mecanismo.

En total, se entregaron 63.892 equipos de cómputo y se instalaron 24 puntos Vive Digital Plus y 177 kioscos Vive Digital en el departamento.

La entrega de estos equipos trajo consigo el impulso para que estudiantes y docentes participaran en investigaciones que promovieran la ciencia, la tecnología y la innovación.

De esto, se formaron 1.000 grupos de investigación infantiles y juveniles de las quince provincias y 1.000 docentes se formaron en investigación educativa, pedagógica y productiva.

Además, con la inversión de la administración gubernamental, se financió el 90 por ciento del valor de las maestrías de 73 docentes. Y 90 maestros ahora están participando con ponencias en eventos internacionales.

Aunque la modernización de las aulas ha tenido una traba urgente por solucionar: la conectividad a la red. Muchos colegios que se encuentran en zonas rurales apartadas siguen sin internet. “Lamentablemente el proyecto de la red social de datos no logramos finalizarlo, pero es muy importante para garantizar la conectividad hasta la última milla rural”, explicó Piedad Caballero.

El trabajo en zona rural

Aunque el objetivo de garantizar el acceso a internet en las zonas rurales más apartadas del departamento no alcanzó las expectativas, se fortaleció la calidad en la formación de los maestros en escuelas rurales. En total, fueron vinculados a estos procesos 1.516.

A los adultos que aún no habían terminado su educación básica, se les garantizó el acceso a modelos flexibles para terminar su formación académica.

En 80 municipios, 1.438 colegios rurales fueron dotados con materiales educativos como guías de aprendizaje de modelos flexibles de Escuela Nueva para niveles de posprimaria y media técnica rural. 43.025 estudiantes vieron sus escuelas mejorar con estas dotaciones y con la implementación de cafeterías y laboratorios.

“Les dimos a los adultos y jóvenes que habían desertado del sistema escolar cartillas con modelos flexibles de aprendizaje. Le dimos sentido y relevancia a la educación rural”, explicó la Secretaria.

La educación superior

Uno de los proyectos más exitosos fue 4 x 1 Opción de Vida, el cual les brinda a los jóvenes bachilleres de instituciones oficiales una posibilidad de continuar sus estudios en una universidad.

Uno de los requisitos es que los estudiantes tengan buenas calificaciones; y gracias al proyecto, que también ha sido apoyado por trabajos dentro de las instituciones como garantizar alimentación y fortalecer la educación media, 3.500 jóvenes se han matriculado en universidades privadas y públicas del país.

El beneficio que da la gobernación es financiar parte de la matrícula, puede ser en un 25 o 50 por ciento. Por ejemplo, para la Universidad de los Andes, los estudiantes deben pagar el 5 por ciento, la universidad el 50 por ciento y el departamento el 45 por ciento restante.

La suma de inversión que ha hecho la gobernación de Cundinamarca es de un poco más de 150.000 millones de pesos, aunque Caballero explicó que no solo los recursos económicos son claves para mejorar la educación, pues dice que la ayuda de aliados, que también han invertido dinero, ha sido importante. “Esta transformación convoca más a voluntades que a recursos”, concluyó Caballero.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.