Diálogos exprés

Diálogos exprés

Si las conversaciones de paz se hicieran en otro lugar tendrían buen fin en menos de un mes.

notitle
23 de noviembre 2015 , 05:51 p.m.

¿Dónde se llevarán a cabo las negociaciones con el Eln? ¿Es potestad exclusiva del Gobierno el escoger el sitio, o los colombianos de la calle podemos hacer sugerencias?

A propósito de las conversaciones que todavía se llevan a cabo con las Farc en La Habana, y que se han prolongado durante tres años, Jean Claude Bessudo hizo un comentario de fino humor. Decía el empresario que si las conversaciones se hubieran escenificado en otra parte, hace mucho tiempo hubieran concluido. Y proponía un lugar en el páramo de Pisba, que es parque nacional natural, a diez horas a caballo de cualquier centro poblado. Es que gozar de las lujosas comodidades de un hotel de cinco estrellas después de haber pasado años viviendo en el monte, en cambuches improvisados bajo plásticos, soportando humedad, oyendo por las noches la sinfonía de los h. p. mosquitos, que pican con saña, comiendo mal y a veces a toda carrera porque truenan los aviones enemigos, rascándose todo el día las picaduras de las hormigas y otros bichos también hijuetantas, gozar tres años de la sibarita delicia de un hotel a todo lujo es una tentación irresistible. Digo yo.

El páramo de Pisba tiene para los colombianos una carga patriótica e incluso paisajística enorme, y por ello creo que no hay mejor sitio para adelantar conversaciones de paz y asegurar el rápido fin de las mismas y del conflicto. Propongo, pues, oficialmente, que las conversaciones con el Eln se lleven a cabo en este lugar de tanta significación en la historia revolucionaria de los “guerrilleros”, que, junto con Bolívar, lograron para nosotros el preciado don de la independencia.

Un hotel de muchas estrellas no es solo tentación para los guerrilleros, sino también para los delegados del Gobierno, que, aunque no son propiamente Sisbén uno ni viven en estrato uno, tampoco es que se den diariamente el lujo de hoteles de cinco estrellas (¿o sí? Uno nunca sabe cómo viven los poderosos).

Como yo he transitado a pie la ruta libertadora de Pisba, como la hicieron Bolívar y los llaneros, puedo colaborar con datos valiosos. Para que comprendan cabalmente los guerrilleros del Eln y los enviados del Gobierno lo que fue la guerra por la independencia cuando los españoles decían que Bolívar y los llaneros eran “guerrilleros”, les sugiero que hagan la ruta, aunque sea a caballo. En Pore visitan lo que queda de la cárcel donde los españoles encerraban y torturaban a los criollos.

Siguen por Nunchía, Morcote, Paya y Pisba, pueblos de la ruta libertadora y donde unas placas recuerdan la travesía. En la vereda de Pueblo Viejo hay una casa abandonada donde durmió Bolívar. El camino tiene tramos empedrados que se conservan intactos desde ese año de 1819. Casi al llegar a la cumbre, para doblar la cordillera y descender a Boyacá, hay bellas lagunas, como la del Oso y la laguna del Soldado, donde arrojaron los cadáveres de cuarenta llaneros de Bolívar que murieron de frío en ese gélido páramo. Y allí hay una casa de madera, abandonada, cuyas paredes de tabla están llenas de letreros de la guerrilla y del Ejército. Allí he dormido. Esta es la casa que propongo.

El viento helado entra generosamente por las rendijas entre las tablas, pero se puede poner papel para solucionar un poco el problema. Se llevarían unas camas, una mesa y lo indispensable. Con toda seguridad, esas conversaciones tendrían buen fin en menos de un mes. Esta es mi colaboración para la paz.


Andrés Hurtado García

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.