El misterio de cuánta gallina traen los caldos en cubo

El misterio de cuánta gallina traen los caldos en cubo

En realidad, ¿cuánta carne de gallina traen los cubitos que sazonan nuestras comidas?

notitle
23 de noviembre 2015 , 12:38 a.m.

Hace dos semanas, una sanción de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) a ‘Doña Gallina’ generó polémica. La entidad afirmaba que multaba a la empresa porque anunciaba en comerciales de televisión que sus caldos en cubo estaban hechos “100 por ciento de gallina criolla”.

‘Doña Gallina’ se defendió. Dijo que siempre se ha sabido que estos productos, que en realidad son hechos como saborizantes y no como suplementos de proteína, tienen muchos más ingredientes que la carne del animal deshidratada, entre ellos, harina de cereales, grasa, azúcar, cebolla, especias, colorantes y sabores idénticos al pollo y la carne.

Pero la sanción y la posterior explicación crearon una duda, bastante razonable, sobre qué tanta gallina viene en cada caldo. Dado el impacto de estos productos en la canasta básica familia, y a raíz de la sanción de la SIC, ELTIEMPO.COM se dio a la tarea de indagar esta respuesta en cuatro de las marcas que ofrecen el producto en el mercado: ‘Knorr’, ‘Maggi’, ‘Éxito’ y la misma ‘Doña Gallina’.

El ejercicio se hizo a través de dos vías, una como clientes, llamando a las líneas de atención; y la otra a través de los canales de prensa. Los resultados mostraron que al final, salvo una empresa, la respuesta sobre cuánto pollo trae un cubo sigue siendo un misterio.

Como cliente, en ‘Doña Gallina’ no fue posible obtener respuesta. Es más, ni siquiera hubo interlocución, pues la línea de atención al consumidor impresa en las cajas del producto siempre dejaba en espera con una música de violín de fondo y después de unos minutos se cortaba. Como prensa prometieron dar la información, pero no lo habían hecho al momento de publicar esta nota.

En el caso del caldo ‘Maggi’, se hizo una primera llamada como cliente a la línea de servicio de Nestlé, propietaria de la marca, pero dijeron desconocer el dato y prometieron devolver la llamada. Esto sucedió al cabo de una semana, aunque la respuesta fue que no se podía revelar el dato.

Eso mismo le aseveró a ELTIEMPO.COM el departamento de prensa de esta compañía, al explicar que los caldos están compuestos por un porcentaje ínfimo de gallina y un conjunto de ingredientes que no suplen las proteínas, pero que asemejan el sabor.

Sucedió lo mismo con el caldo de gallina de ‘Knorr’, propiedad de Unilever. Por la línea del usuario dijeron desconocer el porcentaje y a través de la oficina de comunicaciones aseveraron que no se podía revelar la cifra de cuánta gallina trae cada cubo por “confidencialidad de la receta”.

Sin embargo, una marca sí intentó resolver el misterio: el caldo de gallina criolla de almacenes Éxito, producido por Condimar S.A. Este producto, incluso, en la composición de ingredientes de la caja presenta que contiene un 1 por ciento de carne de gallina deshidratada. Esta información fue ratificada por una ingeniera de la empresa.

¿Qué dice el Invima?

El Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos (Invima), que es la entidad del Estado que regula y avala este tipo de productos en el país, emitió en 2013 un comunicado en el que respalda la versión de las empresas, en el sentido que los caldos en cubo son en realidad “diseñados como condimento y acentuador de sabor dentro de las preparaciones culinarias” y no son “elaborados a partir de un único ingrediente”. Es decir, que no son hechos solo de gallina.

Es más, el Invima resalta que esta definición está respaldada por el Codex Alimentarius, un organismo supranacional de referencia en aspectos asociados a la calidad e inocuidad de los alimentos.

“La función principal de estos productos está orientada a resaltar el sabor de las preparaciones culinarias y, dadas las proporciones de sus ingredientes, donde los porcentajes de extractos de carne, pollo o gallina son minoritarios frente a la composición total del producto, los caldos tienen un valor nutricional bajo”, aclara el Invima.

En últimas, la conclusión es que los caldos de gallina, de pollo, de carne o los de costilla finalmente son saborizantes y según les recomienda el Invima a los consumidores así se debe verificar en las etiquetas al momento de la compra.

Cabe aclarar que la sanción impuesta a la empresa Quala por ‘Doña Gallina’ fue de 451 millones de pesos por afirmar en un comercial de televisión que su caldo deshidratado es ciento por ciento de gallina criolla. Al final, publicidad engañosa, según la SIC.

RONY SUÁREZ y MARCELA APOLINAR
ELTIEMPO.COM

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.