Por temor a atentados, Bruselas está paralizada

Por temor a atentados, Bruselas está paralizada

La capital belga está sin metro, escuelas ni universidades, por previsión de ataques yihadistas.

notitle
23 de noviembre 2015 , 12:02 a.m.

Bruselas vivirá hoy su tercer día consecutivo de alerta máxima terrorista. El gobierno del primer ministro Charles Michel decidió ayer prolongar las estrictas medidas de seguridad al menos hasta la noche de hoy, y repitió que la amenaza de atentado es “muy grave” y que habría terroristas en fuga, intentando un ataque similar al de París.

La información de la que dispone el Gobierno apunta principalmente al riesgo de ataques en transportes públicos y zonas comerciales. El Ejecutivo dijo que asumía que la decisión afectará la vida y la economía del país, pero insistió en el alto riesgo. Las instituciones europeas y la Otán abrirán sus puertas con la seguridad más reforzada, si cabe.

En una ciudad con 1,2 millones de habitantes, y a la que cada día entran cientos de miles de personas a trabajar, no hay metro, se cierran escuelas y universidades, se suspenden actividades culturales y deportivas, y miles de policías y más de 1.000 soldados patrullan el centro de la ciudad y sus lugares más emblemáticos.

Hay tanquetas militares blindadas en el centro y francotiradores en lugares turísticos como la Grand Place. La capital de Europa, sede de la Otán y de las instituciones de la UE, parecía ayer una ciudad fantasma, con la actividad reducida al mínimo.

El barrio de Molenbeek, desde donde se habrían organizado los atentados de París, tenía una actividad menor que la de un domingo normal. No hubo mercado callejero y muchos comercios cerraron. En Molenbeek ayer no había presencia militar, pero sí continuas patrullas policiales.

El Gobierno reconoce que no tiene efectivos policiales y militares para custodiar todos los edificios y actividades que necesitarían hombres armados a la puerta, por lo que decidió, desde el sábado, suspender todos los eventos deportivos no profesionales y cerrar cines y teatros.

Con apenas algunos bares abiertos, bajo una fina llovizna que a veces se convertía en granizo, y con apenas tres grados centígrados, el paseo por el centro de la ciudad es dantesco. Apenas se ve gente –en la mañana hubo algo más de actividad porque casi todas las iglesias celebraron la misa– y los militares parecen tensos y cansados.

La amenaza no es solo el fugado Salah Abdeslam. La Policía y los servicios secretos belgas creen, según los medios del país, que podría haber en la ciudad al menos otro yihadista preparado para atentar.

Algunos medios aumentan la apuesta y hablan de toda una célula yihadista de una decena de hombres.

Ayer fue un día de falsas alarmas y momentos de tensión. La Policía evacuó el edificio de la televisión privada flamenca VTM luego de recibir una llamada en la que se amenazaba de la colocación de una bomba. La llamada se hizo desde la estación de trenes de Malinas, unos 30 km al norte de Bruselas, por lo que la estación también fue evacuada, pero no hubo detenciones.

En una entrevista a la televisión pública RTBF, Mohammed Abdeslam, hermano del terrorista fugado y de uno de los suicidas, pidió ayer a su hermano que se entregue y dijo que prefiere verlo en prisión que en el cementerio.

Un bolso abandonado en una de las entradas de la Estación Central de trenes provocó su cierre, la evacuación y las carreras de decenas de soldados. Un camarógrafo de televisión había dejado olvidada su maleta.

También se detuvo en pleno centro, en la plaza de Sablon, a cuatro individuos en un auto, en una intervención de decenas de agentes. Fueron liberados después.

La Policía cerró varias calles del centro y pidió a los residentes que se encerraran en casa y se alejaran de las ventanas. Los noticieros informaron que una operación en curso tenía lugar en los alrededores de la turística Grand Plaza, alrededor de la cual se estableció un perímetro de seguridad. Los clientes de varios hoteles céntricos fueron confinados en el interior y se vaciaron los pocos restaurantes abiertos.

IDAFE MARTÍN PÉREZ*
Para EL TIEMPO
Bruselas.
* Con AFP

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.