Verónica, la 'Anónima' / El otro lado

Verónica, la 'Anónima' / El otro lado

La única persecución que espera la nueva producción de RCN, y no tiene segura, es la del rating.

notitle
22 de noviembre 2015 , 05:04 p.m.

Que Verónica Orozco regrese a la tele es bueno, que sea una teleserie de suspenso abre expectativas, que no sea bionovela refresca la pantalla... ‘Anónima, el pasado te persigue’... ¿qué persigue a esta obra de RCN?

La persigue una anécdota interesante y sugestiva porque presenta un convivir no deseado entre una joven que quiere comerse la vida y tiene como destino un niño que no es suyo.

¡Pobrecita! La chica es Verónica Orozco, una actriz bonita y recursiva, pero a la que siempre ponen a hacer cara de sufrida, y el niño Juan Esteban Aponte, que, como todo chiquillo, es tierno. La relación promete ternura y aventura, pero tanto sufrimiento sin amor ni algo de humor termina por cansar. El suspenso debe dejar suspirar.

La persigue un elenco en lo de siempre: mujeres muy bellas, como Juliana Galvis, Natalia Jérez, Michelle Manterola y Viña Machado.

Por el lado masculino, lo de siempre también, con Julián Arango de malo gestual y una cantidad de secuaces de mirada “matadora” y gritería inútil.

Estos malos por lo que hacen parecen de comedia. En medio de todo esto bueno es ver a Santiago Alarcón dejando atrás ‘El man es Germán’. La breve aparición de Sebastián Martínez eleva el atractivo.

La persigue la otra marca de la ficción televisiva colombiana: el narco. La historia es la persecución narca a una víctima del amor. Y no solo es el destino trágico del narco, sino que su maldad y estupidez no dejarán que Victoria sea anónima, tampoco le permitirá un respiro de felicidad. Todo se queda en acción diluyendo el drama y la ambigüedad en su velocidad.

La persigue la exhibición videoclip. Ese síndrome de la acción por la acción sin respiro ni amor. Planos y entrecortes visuales como descubrimiento de la tecnología, pero sin dramaturgia, ni relación con la historia. Exceso de acción, maldad y desesperación que no permiten gozarse las situaciones, que ponen al drama en tono de sofoque y les quitan la densidad a los miedos.

La persigue ‘Lady’ y su muy buen rating, que se debe a que fue bionovela, o relato de una vida conocida que genera reconocimiento. ‘Lady’ es, además, una historia que muestra muy bien la realidad ambivalente de la colombianidad, con escenas de acción y suspenso pero adobadas con situaciones de amor, humor y encanto de la sobrevivencia nacional.

‘Anónima’ sigue la misma ruta en cuanto a acción, bala y clip a la lata, pero sin amor, sin humor y sin pausa. El éxito de ‘Lady’ hace ver mal a Anónima.

La persigue la competencia que tiene en el noticiero sensacionalista, ‘La voz kids’ y ‘Las hermanitas Calle’ un hueso duro de roer.

La persigue un pésimo título, un nombre que no genera identificación ni reconocimiento. El personaje se llama Verónica o Valentina o Valeria... nada con lo cual encontrarse, eso de ‘Anónima’ expulsa de su historia.

La única persecución que espera ‘Anónima’ y no tiene segura es la del rating.

ÓMAR RINCÓN
Crítico de televisión

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.