Al fin: ¿cuánto sexo es suficiente? / Sexo con Esther

Al fin: ¿cuánto sexo es suficiente? / Sexo con Esther

En muchas parejas estables es un asunto que se ha ahogado en la monotonía de la relación.

21 de noviembre 2015 , 09:21 p.m.

Suele ocurrir que a medida que las parejas se consolidan, y deciden formalizar sus relaciones, les entre un temor reverencial a perder las ganas mutuas. Y un medidor que consideran una muestra incontrovertible de que eso está pasando es la reducción de la frecuencia de las encamadas.

Cuando se cae en esa situación solo quedan dos vías: conscientemente, fijar una cuota mínima de polvos semanales –lo cual es forzado y completamente desaconsejable– o tomar las cosas con calma y hacer lo posible por mantener encendida la chispa y dejar que las cosas se den naturalmente y en sus justas proporciones.

En ambos casos, sin embargo, siempre surge la misma pregunta: ¿Cuánto sexo es suficiente?

Pues, señoras y señores, Amy Muise, psicóloga de la Universidad de Toronto Mississauga, parece tener una respuesta, que puede resultar tranquilizadora para muchos: una sola faena amorosa bajo las sábanas a la semana es suficiente para lograr un nivel óptimo de felicidad entre los matrimonios heterosexuales o las relaciones de pareja de largo plazo.

Esta conclusión, que aparece en la última edición del diario especializado ‘Social Psychological and Personality Science’, no tiene nada de ligera; de hecho, está basada en encuestas hechas a más de 30.000 ciudadanos de Estados Unidos, durante cuatro décadas.

Ahora: tengo que admitir que el hallazgo es, cuando menos, curioso en esta época en que el sexo frecuente tiende a ser asociado con una mayor felicidad. Para la investigadora Muise, sin embargo, esta relación ya no es tan significativa e insiste, basada en sus hallazgos, en que más importante que el polvo diario es mantener una conexión íntima con la pareja. Claro, como todos los estudios, este también deja cuestiones claves sin responder.

Por ejemplo: la investigación se limitó a preguntarles por este tema a personas con pareja estable, es decir que no permite saber si aquello del polvo semanal se aplica también a los solteros.

Sea como sea, Muise aporta una conclusión final: las parejas deberían discutir si sus necesidades sexuales son satisfechas, en lugar de simplemente presionar para tener más sexo. Hasta luego.

ESTHER BALAC
Para EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.