'Vemos una división en el Estado'

'Vemos una división en el Estado'

Antonio Navarro, líder del antiguo M-19, habla sobre la posibilidad de que les revisen los indultos.

notitle
21 de noviembre 2015 , 05:19 p.m.

El pasado 6 de noviembre, cuando se conmemoraron los 30 años de la toma del Palacio de Justicia, el exdirigente del M-19 Antonio Navarro fue invitado –por primera vez– a la Corte Suprema de Justicia para participar del acto en el que se recordó a las víctimas de ese trágico suceso.

Ese día, Navarro estaba lejos de imaginarse que, apenas 72 horas después, el fiscal Eduardo Montealegre iba a anunciar que revisaría los indultos concedidos a varios líderes del extinto grupo guerrillero (incluido él), tras el proceso de paz que se firmó en 1990.

En diálogo con EL TIEMPO, afirmó que el anuncio de Montealegre es un “mensaje confuso” para las Farc, organización ilegal que se encuentra actualmente cerca de sellar con el Gobierno un acuerdo para terminar el conflicto armado.

¿Cómo recibió el anuncio de que posiblemente se revisen los indultos del M-19?

Con sorpresa. El proceso de paz con el M-19 ha sido modelo de éxito, de buen suceso, buenos resultados y cumplimiento y un ejemplo a seguir, en la medida en que ha salido todo bien.

¿Qué reflexiones ha hecho ante la posibilidad de que se revisen esos beneficios?

En el M-19 hicimos un acuerdo con el Estado y cumplimos y seguimos cumpliendo nuestra palabra. Vemos que hay una división de opiniones dentro del Estado porque mientras el Gobierno, encabezado por el Presidente –que es el jefe del Estado–, sigue diciendo que hay que mantener lo pactado en 1990, otros funcionarios del mismo Estado están planteando que deberíamos modificar ese acuerdo.

¿Exactamente cómo fue ese acuerdo con el Gobierno que dio paso a los indultos?

Lo que hubo fue un indulto para los que estaban presos y condenados y un archivo de procesos para los que no tenían condenas, que éramos la mayoría. En ese momento también se hizo un auto inhibitorio, que significa que si se va a comenzar un proceso, no se pueda hacer.

¿En la toma del Palacio de Justicia hubo delitos de lesa humanidad?

No, porque esas categorías jurídicas en el país no existían en 1990. Todavía no estaban contemplados en Colombia ni los crímenes de guerra ni los de lesa humanidad.

¿Qué mensaje cree que se envía a La Habana con este anuncio del Fiscal?

En realidad es un mensaje bastante confuso para la mesa de negociación. Si les habían dicho a los de La Habana que el proceso de paz con el M-19 era un ejemplo de negociación sólida y le incumplen, entonces ¿qué mensaje van a recibir los de La Habana?

¿Cuál cree que sea la intención del Fiscal con estos pronunciamientos?

Él tiene una visión de cómo cree que puede resolver el problema del Palacio de Justicia y es lo que está haciendo, lo que pasa es que lo hace de un modo que, en mi criterio, desordena más la situación.

¿Cómo fue la carta que les envió Presidencia sobre este tema?

Dice que el Presidente cree, como jefe de Estado, que hay que cumplir los acuerdos porque lo que está empeñada es la palabra del Estado. Creo que hay que insistir mucho en ese concepto de la palabra, volver a la época de los abuelos, cuando los acuerdos se hacían de palabra y se cumplían. Nosotros hemos cumplido nuestra palabra y esperamos que el Estado haga lo mismo.

¿Los exintegrantes del M-19 se sienten satisfechos con esa posición del Gobierno?

Satisfechos no, porque no vemos al Estado en conjunto actuando unificado, lo vemos con opiniones diferentes. Nosotros no negociamos solo con el presidente Virgilio Barco sino con todo el Estado colombiano, y necesitamos que este actúe unificadamente.

¿Por qué cree que para el país es tan difícil cerrar el capítulo del Palacio de Justicia?

Porque no se han resuelto dos problemas. El de los guerrilleros está resuelto, pero faltan por solucionar el de los agentes del Estado –especialmente militares y policías– que participaron en la retoma y el de los desaparecidos. Si estos dos asuntos se arreglan, pasamos ya a una etapa más avanzada de resolución del tema del Palacio de Justicia, que es la reconciliación. Este 6 de noviembre, por primera vez en 30 años, la Corte Suprema de Justicia nos invitó –me invitó a mí– a participar en los eventos de conmemoración de esos hechos; ese ya es un paso en la reconciliación.

Respuesta presidencial

El miércoles pasado, la secretaria jurídica de Presidencia, Cristina Pardo Schlesinger, les envió una carta a los exdirigentes del M-19 Antonio Navarro, Vera Grabe, Otty Patiño y Everth Bustamente en la que fijó formalmente la posición del presidente Juan Manuel Santos sobre la posibilidad de revisar los indultos concedidos a esa organización guerrillera, tras el proceso de paz que se firmó en 1990.

En la misiva, Pardo les reiteró lo dicho por el jefe de Estado en cuanto a que los acuerdos con el M-19 (alcanzados hace 25 años) se deben respetar.

“La intención del Gobierno es que (el pacto) se respete, por supuesto, porque es la palabra del Estado que está empeñada”, ha manifestado el presidente Santos.

EL TIEMPO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.