Besando al diablo

Besando al diablo

Se viene la ley del talión o, entre nosotros, 'ojo por ojo...'. Lo dijo Hollande, y el ruso Putin.

notitle
20 de noviembre 2015 , 06:36 p.m.

Una vez confesé mi pánico a los aviones. Más que al matrimonio, así en ambos caiga uno de barrigazo, pues he soñado que la muerte se me sienta en la silla del lado. Y me veo chamuscado en medio de otras víctimas de un avión caído, mientras una hermana, sollozante, me reconoce por una uña partida en el dedo de los tropezones. Solo me consuela que lloran por mí hasta los uribistas.

Pero por París, capital turística y culta, la Ciudad Luz, la del Arco del Triunfo de Napoleón Bonaparte, que siempre dejaba la mejor parte, bien vale desafiar los sueños. Además porque desde niño, cuando vivíamos algo de los tiempos de 'Los miserables', de don Víctor Hugo, recitábamos: “Pedro Pablo, Pérez Parra, pobre pintor portugués, pinta preciosos paisajes a poco precio para poder pasar por París”.

Y hay que pasar por París, aunque ahora criminales de la organización terrorista Estado Islámico, el día de las brujas, volaron en pedazos un avión ruso sobre el Sinaí egipcio, con 224 turistas que iban felices, después de un paseo.

Y el viernes pasado otros, bajo el mando de Addelhamid Abaaoud, que no se proclamó sultán, pues lo ‘insultán’ por matón, sembraron el terror en París, que es lo que buscan. Y demostrar que no les importa la vida, ni la propia ni la ajena. Jóvenes fanáticos yihadistas llegaron al teatro Bataclan, donde había otros 1.500 jóvenes, roqueros, saltarines, a disparar y a inmolarse. Y otros hicieron lo mismo en cafés y terrazas, donde todo era vino, croissant, alegría y paz.

Mataron a 129 personas, por venganza y en nombre de su Alá, pero es una obra del diablo. A propósito, cuando entraron disparando, la banda gringa Eagles of Death Metal cantaba una romántica canción: “¿Quién amará al diablo? / Yo amaré al diablo... / Yo amaré su canción. / ¿Quién besará su lengua? (...) / Yo besaré su lengua...”.

El mundo es un polvorín, como dicen en los moteles. Los fanáticos están besando al diablo en la lengua. La humanidad se está matando. En las Torres Gemelas, los terroristas de Al Qaeda, del que se desprende EI, mataron a 2.996 personas. Y como se dijo ‘Al Qaeda caerle’, se dice que en la guerra de Irak murieron 600.000 personas. O un millón, porque son cifras inciertas de Lucifer. Entre ellos, casi 5.000 soldados de Estados Unidos.

Ahora, en la guerra contra el Estado Islámico o Isis, en el 2013, en Siria, murieron 50.000 personas; en el 2014, 73.000, de ellas, 3.500 niños. Y será cada vez peor, porque se viene la ley del talión o, entre nosotros, ‘ojo por ojo...’. Lo dijo François Hollande, y el ruso Putin, muy putín. Y se emputinó Obama. O sea, hay guerra, que es el beso del diablo.

La organización terrorista EI, la más poderosa del mundo, llena de petróleo, de dinero de secuestros, que utiliza niños bomba, pagará, aunque no sea exterminada. Pero pagará toda la humanidad, en muerte, en libertades, en dolor, en miedo, en éxodos. Y millones de inmigrantes sufrirán cierres de fronteras y de puertas.

Aquí no estamos a salvo. Ya vimos ayer que EE. UU. nos pide que revisemos porque por Eldorado están pasando sirios, con pasaporte falso. Y supimos que en inmigración hubo diabluras. Eso sí, no estigmaticemos por la pinta o el nombre; que no se sospeche hasta de mi amiga Almojabanah.

Ojalá Dios, o Mahoma, o Alá, medio oriente a los líderes, a ver si la diplomacia le puede al odio. Deben buscar que el petróleo no les ponga gasolina a las guerras. Porque ese es el punto, el oro negro, como decía un loro racista. Y buscar islas de paz. Pues es mejor un mal arreglo que una eterna guerra. Aquí podemos hacerlo como unos Santos y ser un país tranquilo en este mundo orate. O nos lleva el diablo.


Luis Noé Ochoa
luioch@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.