Calixto cumplió su sueño

Calixto cumplió su sueño

El Juglar reinará para siempre a través del invaluable legado de sus canciones.

notitle
20 de noviembre 2015 , 01:15 p.m.

Dulsaide Bermudez la mujer que acompañó a Calixto Ochoa desde hace 22 años, le había prometido al Maestro, regresar para morir en su natal Valencia de Jesús, “ya estábamos arreglando la casa donde vivieron sus padres, su anhelo era estar con su gente, ser enterrado aquí, ese era su sueño y se lo cumplimos”, dijo.

Lo conoció cuando ella sólo era una jovencita y él ya estaba en la gloria de su carrera logrando éxitos con sus composiciones y su acordeón, pero el destino hizo que cada uno tomara rumbos diferentes, por lo menos 20 años después, cuando ejercía su labor como azafata de vuelo, se encontraba en Miami, Estados Unidos, cuando una prima le dijo que la acompañara para ver cantar a unos colombianos, era Calixto, el primero en internacionalizar la música vallenata, ese día desde que se encontraron, no volvieron a separarse, “fue el amor de mi vida, además de talentoso era un gran hombre, fueron momentos muy felices a su lado”, manifiesta Dulsaide.

Por eso, el pueblo entero de Valencia, corregimiento de calles adoquinadas, ubicado a 25 minutos de Valledupar, se volcó a despedir a su gran orgullo, “Cuando Calixto fue Rey Vallenato un 30 de abril de 1970, la gente de su pueblo lo acompañó a la plaza, se lo trajeron en hombros y amaneció tocando, el pueblo no había tenido una alegría tan grande, contó William Rosado, su biógrafo, autor del libro ‘El Mundo de Calixto’.

Sus más de 1.500 canciones casi incontables, sonaban amplificadas en todas las calles, mientras que la iglesia colonial donde permaneció el cuerpo de Calixto Ochoa en Cámara Ardiente y donde se realizaron las honras fúnebres y el emotivo homenaje, no dio abasto, para albergar a las autoridades, músicos, amigos y seguidores que con su presencia querían agradecer al juglar su genialidad.

Sus nueve hijos rodearon su féretro, encabezados por Rolando Ochoa, quien junto a uno de sus nietos le cantó y recogió las banderas de su legado como acordeonero fórmula de Martín Elías y arreglista, dijo que su padre, le enseñó a amar la música, pero reiteró, que lo más hermoso que se lleva de él es su humildad.

Los niños del Vallenato del Turco Gil, con Juan Bautista Escalona a la cabeza, interpretaron sus canciones junto a los acordeoneros, José María ´Chemita’ Ramos y Julián Rojas.

También, la Gobernación del Cesar, la Fundación Festival de la Leyenda Vallenata, la Alcaldía de Valledupar y Sayco, entregaron a su familia las notas de estilo como homenaje póstumo al compositor de éxitos como Los Sabanales´, ´Mata'e caña´, El Ascensor, El Calabacito, Remanga, Palomita Volantona, El Mosquito, 'Marily', El Africano, Playas Marinas, Diana, Todo Es Para Tí, Charanga Campesina, Morena, Los Dos Inseparables, El Reinado, Al Otro Lado del Rio y muchos más.

El recorrido para llevarlo hacia el cementerio se hizo a pie, en medio de una gran muchedumbre que hizo la misma ruta que siguen cuando sacan al Nazareno en las famosas procesiones de Valencia de Jesús en Semana Santa. Llevaron al féretro a la casa donde vivió, muchas viviendas y vehículos tenían afiches y pendones dándole las gracias por su gran aporte a la música colombiana, y así de agradecido estaba el corazón de sus seguidores que pese al sol inclemente, iban cantando sus canciones.
Calixto Ochoa Campo, el ‘Negro grande de Valencia’ reinará para siempre con su invaluable legado.

YANITZA FONTALVO DÍAZ
VALLEDUPAR

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.