Los vivos escriben libro de memorias del Museo Cementerio San Pedro

Los vivos escriben libro de memorias del Museo Cementerio San Pedro

'San Pedro, memorias de vivos y muertos' recopila historias de vecinos del camposanto.

notitle
19 de noviembre 2015 , 08:57 p.m.

El Museo Cementerio San Pedro ha permanecido desde 1842 entre la construcción de casas y calles que extendieron Medellín a su alrededor.

Miles de vecinos rodean el camposanto en el que está enterrada la historia de la ciudad y parte de la del país, con los restos de escritores, presidentes, militares pero también la gente de la ciudad que sigue llegando diariamente allí a ocupar su última morada.

En el lugar ya no se va solo a llorar a los fallecidos: es un centro histórico que atrae visitantes con interés en memoria y cultura. Con ellos, el museo cementerio, de la mano de la Corporación Pasolini de Medellín produjeron el libro 'San Pedro, memorias de vivos y muertos', que recopila 13 historias de vecinos de la comuna cuatro.

“Lo que se intentó lograr fue que se sintieran en casa en el San Pedro, como un lugar para encontrarse con el otro”, explicó Germán Arango ‘Lukas Perro’, magister en Antropología visual e integrante de Pasolini.

Esta corporación desarrolla investigaciones para recopilar memorias y costumbres de los barrios de Medellín.

En tres meses, un grupo heterogéneo de niños, jóvenes y adultos asistieron a talleres dictados por la corporación, que busca ofrecer herramientas etnográficas a las comunidades.

Los autores fueron Amparo Posada, Alicia Meneses, Jhon Soto, Fabiola Posada, Ana Bertha Garcés, Wanda Vanegas, Rosalba García, Valentina Suárez, Gloria Amparo Holguín, Carolina Gómez, John Alejandro Penagos, Amilkar Mausa y Luis Evelio Hernández.

Primero fueron sensibilizados de su entorno, con la idea de hacerlos conscientes de los detalles que se omiten en el caminar cotidiano: las texturas y los sonidos, elementos que luego les servirían para contar bien sus historias.

Luego construyeron mapas donde ubicaban su casa y los espacios importantes para ellos en el barrio.

Para comenzar a estructurar las historias, se les enseñaron elementos básicos de fotografía, para después trabajar en los relatos escritos de su relación con el barrio y con el cementerio, algo que hicieron con narraciones de su vida personal y de su familia y amigos.

El grupo diverso se buscó a propósito. Según ‘Lukas’, la memoria de los adultos mayores está llena de recuerdos muy subjetivos, más hacia el pasado, en cambio, los niños y jóvenes podían dar testimonio de historias que aún viven, decisiones que toman o grandes batallas que todavía enfrentan.

Estos ejercicios se editaron para constituir la publicación lanzada el miércoles pasado en ese cementerio, que además está apoyada por la secretaría de Cultura Ciudadana de la alcaldía de Medellín y el Ministerio de Cultura del Gobierno Nacional.

Por ejemplo Amparo Posada relató su infancia en el barrio, donde ha vivido desde hace 50 años. Pasaba en el cementerio las tardes con sus amigas, trepándose a los árboles para coger naranjas. “Luego, con sigilo, nos íbamos a ver momias que el sepulturero nos mostraba”, narró en su texto.

Por otro lado, John Penagos recontó sus recuerdos de niñez, cuando en su barrio asesinaban frecuentemente en la época de la violencia de los años 80 y 90, y cómo entró a bailar tango por una chica y se quedó, volviéndose profesor.

Según Juan Diego Torres, coordinador académico del museo cementerio, este trabajo editorial hace parte de un esfuerzo por mostrar el San Pedro como un espacio para los vivos.

La idea es que las personas se apropien del cementerio y lo resignifiquen. No es un lugar tenebroso y lúgubre sino que permite acercarse a la historia de la ciudad y a las manifestaciones del arte y la cultura”, manifestó el coordinador.

En el grupo hicieron hasta picnics para cruzar fronteras con el espacio. Hoy en el patio central, donde están la mayoría de los mausoleos, se exponen fotografías y testimonios de la experiencia.

Torres afirmó que la idea es que el libro incentive a otros vecinos a contar sus historias, y en especial los del barrio San Pedro. También resaltó que el texto permite que sus lectores escriban sus propias historias en postales dentro de las páginas.

LAURA MONTOYA CARVAJAL
laucar@eltiempo.com - @LauraMontoyaCar
Para EL TIEMPO
MEDELLÍN

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.