El aporte de los musulmanes a la sociedad moderna

El aporte de los musulmanes a la sociedad moderna

Juan Diego Soler dice que no se puede condenar al islam y reducir los avances que ha dado al mundo.

notitle
19 de noviembre 2015 , 08:45 p.m.

Gran parte de las estrellas visibles a simple vista conservan los nombres que les dieron los habitantes del Medio Oriente. Fueron los nombres que registró Ptolomeo, el gran astrónomo griego, en su libro 'Almagesto'.

También son los que el astrónomo persa Abd al-Rahman al-Sufi consignó en los mapas del cielo que llegaron hasta hoy en su 'Libro de las estrellas fijas', el resultado de miles de noches de observaciones desde la ciudad de Isfahán, en ese Irán moderno de mediados de la Edad de Oro del islam.

Apenas cien años antes, Muhammad ibn Musa al-Khwarizmi, quien pasa a la historia como Al-Juarismi, había completado el compendio de trabajos en los cuales introdujo el uso del sistema de números indoarábigos. En el siglo XII, su obra se traduce al latín y ese sistema numérico se extiende por el mundo occidental convirtiéndose en la herramienta fundamental para medir el mundo. Como inventor del álgebra, Al-Juarismi también introdujo el lenguaje a través del cual describimos el universo.

Por esa época, Abú Alí al Hasán ibn al Haytam, más conocido como Alhacén, desarrollaba la teoría de la óptica y de la percepción visual al tiempo que introducía las base de lo que se conocería como el método científico.

La Edad de Oro del islam está marcada por el florecimiento de las ciencias, la economía y la cultura, en un contexto de tolerancia entre las religiones. Fue la época en que por primera vez se trataron las enfermedades mentales y se exigieron licencias en medicina. Fue entonces cuando se introdujo la guitarra y se popularizó el consumo del café.

Probablemente no todo fue perfecto, pero dejar de hacer preguntas, ignorar el aporte de millones de musulmanes a la sociedad moderna y reducirlo a la oscuridad es ceder a la visión maniquea y sectaria del mundo con la que se justifica el terrorismo.

En palabras de Voltaire, los prejuicios son la razón de los necios. Condenar al islam a una sombra de intolerancia es rendirse ante quienes hacen cundir el miedo y trastornan nuestro juicio asesinando a quienes van a la universidad en Garissa (Kenia), a quienes asisten a un concierto en París (Francia) o a quienes se reúnen en una zona comercial de Beirut (Líbano). Ante la barbarie, nuestra responsabilidad es la lucidez.

JUAN DIEGO SOLER
Ph. D., investigador en astronomía y astrofísica en Francia
En Twitter: @juandiegosoler

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.