Golpe a empresa tras crimen de líder en Meta

Golpe a empresa tras crimen de líder en Meta

Dijín y Fiscalía ocuparon 20 bienes por su presunta financiación con dineros de bandas criminales.

notitle
19 de noviembre 2015 , 08:41 p.m.

Hasta el 2009, Nilso Ibáñez Esterling, el presidente de la empresa Sumitransportes Esterling S. A. S. y quien figura como uno de los autores del homicidio de la líder del Meta Edith Santos Jiménez, era un humilde campesino oriundo de Caquetá que se ganaba la vida vendiendo productos de la canasta familiar en una tienda en La Carpa (Guavire).

Un año después se convirtió en empresario del transporte en Vistahermosa (Meta), adonde –de acuerdo con el expediente– llegó tras permanecer 41 días en cautiverio por el frente séptimo de las Farc.

En cuestión de meses, su nombre empezó a figurar como presidente y en algunos casos subgerente de un conglomerado que se extendió en los últimos cinco años por Acacías y San Carlos de Guaranoa (Meta) y Valparaíso (Caquetá).

Ese fugaz crecimiento económico, dicen la Dijín y la Fiscalía, Ibáñez Esterling no pudo demostrarlo legalmente. Esta semana su empresa y 19 de sus propiedades, entre ellas los tractocamiones con los que tuvo millonarios contratos, fueron ocupadas por presuntamente haber sido adquiridas con dineros producto de la acción ilegal. Los bienes están valorados en 7.000 millones de pesos.

“Con dineros provenientes del narcotráfico, y específicamente de la organización Bloque Meta, Ibáñez Esterling constituyó la empresa Sumitransportes Esterling”, reza el expediente.

Para los investigadores, el empresario habría conformado esa empresa con el único objetivo de ganar millonarios contratos, entre ellos uno que la multinacional Petrotiger –contratista de Ecopetrol– debía adjudicar a principios de este año para el transporte de crudo, por vía terrestre, a la estación de bombeo en Chichimene, vereda de Acacías y que es centro del megaproyecto CPO9 de Ecopetrol.

Con el apoyo de otros líderes de la región, de acuerdo con la Policía y la Fiscalía, Ibáñez habría conseguido consolidarse en ese gremio. “Su estrategia fue crear una alianza con líderes comunales de Acacías, y a través de la protesta social pretendió ganar especial de aceptación”, señaló una fuente en el proceso.

Pero ante la negativa de la líder Santos Jiménez de dar el aval para que la empresa Sumitransportes Esterling se quedara con el contrato (por unos 9 millones de dólares), este presuntamente habría planeado, junto con miembros de las bandas ‘Bloque Meta’ y ‘clan Úsuga’, el homicidio.

Santos Jiménez era la presidenta de la Corporación de Juntas del Área de Influencia Directa (CJAID) y la encargada de entregar avales con los que el sector petrolero asigna contratos de servicios para la producción de crudo.

La Policía dice que luego de su muerte, ocurrida el 29 de agosto del 2014, Sumitransportes Esterling consiguió la certificación de la junta CJAID y aunque no accedió a todo el contrato, sí lo hizo con al menos el 30 por ciento de este. El restante fue adjudicado a ITL y Transmulticarga.

En junio pasado Ibáñez Esterling fue capturado por el crimen de la líder Santos Jiménez, pero el 9 de noviembre pasado fue puesto en libertad por vencimiento de términos.

Sin embargo, su proceso y el de otra decena de personas siguen vigentes.

En el expediente aparece que, tras la detención, Petrotiger anuló dos contratos que tenía con esa firma.

COLOMBIA

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.