Todos contra el derroche

Todos contra el derroche

Es mucha la energía que se puede economizar sin mayores repercusiones. Y hacerlo a tiempo es clave.

19 de noviembre 2015 , 08:15 p.m.

Así se denomina la ambiciosa campaña que acaba de lanzar el Gobierno con el fin de reducir el impacto que tendrá la fase más aguda del fenómeno del Niño, prevista para los primeros meses del 2016.

A buena hora llega esta iniciativa, que busca ir mucho más allá del necesario estímulo al uso apropiado tanto del agua como de la electricidad en los hogares. Y es que las lluvias que se han presentado en los últimos días en diversas regiones, aunque bienvenidas, desde luego, entrañan la posibilidad de que la gente baje la guardia y asuma que el riesgo de padecer apuros por culpa del verano se ha disipado.

Por desgracia, no es así. Como lo advirtió el ministro del ramo, Gabriel Vallejo, estas precipitaciones no son suficientes y pronto volverán los días soleados. Por eso la necesidad de respaldar la campaña y, de paso, valorar la manera como busca llevar un mensaje para cada sector que se vale del agua: desde quienes la usamos a diario en el hogar hasta la industria, la agricultura y la minería.

La respuesta inicial ha sido positiva: numerosos alcaldes y no pocos gremios y entidades privadas se han comprometido a apagar los alumbrados gran parte de la noche, cuando disminuye el número de personas que los admiran. Lo deseable es que todos los municipios y departamentos se unan a una causa que, sin enfocarse exclusivamente en ella, también toca la cotidianidad de las personas. Pretende detonar transformaciones en las rutinas.

Esto incluye reducir el tiempo que se permanece bajo la ducha o utilizar la lavadora solo con la carga completa. Nuevos hábitos que, como ya lo advertimos, deben llegar para quedarse.

Se trata, en últimas, de que no haga falta una vivencia traumática para que cambiemos –a todo nivel, hay que insistir– los hábitos. Y es verdad que, si se observa cómo se utiliza hoy el agua en distintos campos, se puede concluir que el margen de reducción de las cantidades que se consumen sigue siendo amplio. Es mucho lo que todavía se puede economizar sin mayores repercusiones. Y hacerlo a tiempo es clave.

Hay que destacar, también, la participación de la Iglesia, que les recordará a los fieles que en estas circunstancias el agua es bendita. Cada vez más.


editorial@eltiempo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.