El tictac de la paz

El tictac de la paz

Ojo: falta una nutrida lista de temas bien duros -y apenas 125 días- para un acuerdo final en Cuba.

notitle
19 de noviembre 2015 , 06:04 p.m.

Entre la necesidad y el realismo. Así, a escasos cuatro meses de la muy anunciada firma de un acuerdo final, están el Gobierno y las Farc.

Necesidad, porque, ya que pusieron fecha, lo mejor es cumplir. Realismo, pues el 23 de marzo del 2016 está encima, y lo que falta es atortolante.

De los seis meses de plazo para llegar al acuerdo final, anunciado el 23 de septiembre por el Presidente (feliz de llevarlo a la ONU) y ‘Timochenko’ (que se dejó convencer), las partes han perdido dos en el insólito tire y afloje sobre el acuerdo de justicia al que se suponía habían llegado ese día. Con suerte, faltan un par de semanas para ajustarlo.

Sin justicia no se destraba el punto de víctimas, avanzado pero con escollos de calibre, como la reparación: ¿y las Farc con qué van a reparar? ¿y ‘actores indirectos’ del conflicto, como empresarios o políticos? Entre otros.
Luego, el decisivo punto 3.

Para empezar, la discusión de cese bilateral y definitivo de hostilidades. De tales complejidades técnicas y tales distancias que, no obstante avances, está claro que para empezar año no lo habrá. Sin quién lo verifique, no tiene sentido, y la ONU y Unasur no se pueden sacar, como magos, del sombrero el conejo de una misión. En hostilidades habría que incluir extorsión, coca, reclutamiento, inteligencia... Lo que conduce a de qué van a vivir las Farc mientras se desmovilizan. Y si se concentran o no, y en cuántos sitios. Y la dejación de armas: cómo, en cuánto tiempo, condicionada al cumplimiento de los acuerdos o con calendario independiente...

El general Óscar Naranjo y ‘Pablo Catatumbo’ tienen uno de los temas más bravos: paramilitarismo, en el que no hay acuerdo ni en el nombre. Para las Farc no es solo un asunto de seguridad personal; han denunciado la aparición de contingentes armados en zonas como el Chocó. Para el Gobierno es crimen organizado, pero, a juzgar por las todopoderosas ‘bacrim’, no lucen muy convincentes sus promesas de combatirlas.

Sigue el punto 6. En el que, además del diablo –los detalles operativos para implementar y verificar lo acordado–, se definirá la ‘batalla final’ de si habrá o no constituyente y, de haberla, cuál: estamentaria, como gustarían las Farc, o elegida, como mandaría la democracia.

Y el punto 7, que no figura en la agenda pero es bien real: en lo ya acordado, las Farc han dejado 28 temas en el congelador (más los que surjan) y hay, además, una buena lista de pendientes por convenir.

En La Habana trabajan a toda vela, y al proceso ya no le caben más subcomisiones. Puntos polémicos como el plebiscito y la comisión legislativa que se discuten en el Congreso no necesariamente chocan con lo que se pacte, y pueden adscribirse al punto 3, que dice que es el Gobierno (no la mesa) quien “revisará y hará las reformas y ajustes institucionales necesarios para hacer frente a los retos de construcción de la paz”. Y, sobre todo, ambas partes reiteran su voluntad de llegar a un acuerdo, el 23 de marzo o antes.

Pero es tanto lo que falta y son tales las distancias que las partes, más que recriminarse mutuamente por un eventual incumplimiento, deberían pensar en revolucionar el ritmo actual de ciclos espaciados y decretar la mesa en acuartelamiento de primer grado de aquí al 23 de marzo, incluyendo Navidades, Año Nuevo y festivos.

Ese es el problema de los plazos: hay que cumplirlos.


* * * *

Por su parte, Gobierno y Congreso deberían hacerse una pregunta: ¿será que sirve para algo que escasos 4,4 millones de los casi 34 millones de electores colombianos sean los que aprueben los acuerdos de La Habana? La paz hay que pelearla políticamente, no con un umbral irrisorio. Si al país escéptico no lo convencen sus beneficios, mucho menos lo hará una muy colombiana leguleyada.


Álvaro Sierra Restrepo
cortapalo@gmail.com
@cortapalo

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.