¿De regreso al Medioevo?

¿De regreso al Medioevo?

El debate público tras los sufrimientos de las bombas no siempre contribuye al esclarecimiento.

notitle
19 de noviembre 2015 , 05:26 p.m.

“El primer paso para combatir a Isis (el llamado ‘Estado Islámico’) es entenderlo”, observó el antropólogo Scott Atran ante la barbarie terrorista en París (The Guardian, 16/11/2015). Más fácil decirlo que lograrlo, aunque importa hacer el esfuerzo. Tampoco es fácil saber la mejor forma de combatirlo.

La confusión comienza con su nombre, difundido con éxito, al apropiarse de dos palabras: ‘Estado’, sin serlo, e ‘Islámico’, reclamando para sí todo el mundo musulmán, cuando apenas representa una pequeña minoría. Más aún, los musulmanes suelen ser sus víctimas.

El debate público tras los sufrimientos de las bombas no siempre contribuye al esclarecimiento. Pues lo que se discute con frecuencia después de cada bomba, en medio de la intensidad del dolor, es la validez de las reacciones gubernamentales frente a la tragedia y las amenazas de nuevos ataques.

“¿De dónde viene (Isis) y cuáles son sus intenciones?”, se preguntaba hace algunos meses Graeme Wood, en The Atlantic (4/2015). Simples preguntas en apariencia, pero que, entonces según Wood, pocos líderes del mundo occidental sabrían responder.

Wood identifica su naturaleza con un espíritu profundamente religioso de la época medieval, distinguible además del Al Qaeda de Bin Laden. Isis reivindica para sí una interpretación “pura” del islam, que regresaría la “civilización al siglo séptimo (...), con fines apocalípticos”. Se ha legitimado ante sus seguidores con la ocupación y control de territorio en Irak y Siria.

La dimensión territorial, según Wood, es central en los planes de Isis. No tanto para conseguir recursos como para establecer el califato, proclamado en el 2014, como la autoridad sucesora de Mohamed. Este territorio es hoy la base de miles de yihadistas que han emigrado de varias partes del mundo para luchar contra los infieles.

No todos los analistas ponen el mismo énfasis de Wood. Sería miope explicar el terrorismo “solo por la ideología religiosa o la mentalidad medieval”, escribió Mehdi Hasan tras los ataques de París (The Guardian, 17/11/2015). Habría que incorporar también los “agravios políticos”, desde la invasión de Irak hasta los bombardeos en Siria.
“Lo que inspira a los más inflexibles actores letales del mundo de hoy –observó Attran– no es el Corán o las enseñanzas religiosas”. La amenaza tendría raíces “más complicadas”. Isis estaría ocupando espacios de “caos” o creando “caos” donde este no existe, explotando problemas como el de los refugiados. La causa de Isis prometería “gloria y estima” a una juventud en “transición” y desarraigada.

Es difícil, sin embargo, entender los extremos de las acciones de Isis sin el fanatismo religioso que propugna su doctrina. Tampoco puede entendérselo aisladamente. Manifestaciones trágicas de “terrorismo religioso” antecedieron su establecimiento. El desafío que representan Isis y otros grupos extremistas que sobre el discurso religioso acuden al terrorismo es descomunal.

¿Cómo enfrentarlos? Así discrepen en el examen de la naturaleza de Isis, los analistas aquí citados están de acuerdo en advertir sobre los riesgos de intensificar la guerra. “El mayor proponente de una invasión americana es el mismo Estado Islámico”, escribió Wood, mientras abogaba en marzo, antes de los ataques parisinos, por una política de contención que impidiera la expansión territorial de Isis.

Ni en unos ni otros se vislumbra una estrategia clara para enfrentar el problema. Eso les corresponde, claro, a los gobiernos. Y hay que decirlo en plural, pues pocas veces ha parecido tan evidente la necesidad de un concierto mundial que unifique voluntades, religiones y continentes por encima de las diferencias.


Eduardo Posada Carbó

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.