El regreso de la gran discoteca se llama Ámbar

El regreso de la gran discoteca se llama Ámbar

Se inauguró este nuevo sitio que está en el parque de la 93 de Bogotá.

notitle
19 de noviembre 2015 , 04:34 p.m.

La discoteca Ámbar, en Bogotá, toma su nombre de la piedra semipreciosa que sale de algunos árboles. Sus dueños querían un lugar que proyectara, además, elegancia, y por eso la diversa decoración del sitio que sumaron al nombre de una piedra utilizada en joyas.

Pero el reto más importante era rescatar el concepto de discoteca. Y para eso hay una amplia pista de baile en el primer piso, en la que la típica bola de espejos es reemplazada por una enorme lámpara de cristales que sube y baja reflejando las luces de su entorno.

Justo debajo de esta, un DJ combina reguetón, salsa, champeta y electropop en una mesa de mezclas de audio en forma de piano. Las mesas del establecimiento también tienen la figura de ese instrumento musical.

En Ámbar se mezclan la modernidad con toques arquitectónicos románticos. En la entrada hay una terraza decorada con esculturas de estilo oriental y muebles que invitan a tomarse un trago antes de la fiesta.

Tras unas cortinas está un espacio de tres pisos que puede albergar hasta 450 personas en una noche de música y experiencias.

“Aparte de la rumba, queríamos que la gente encontrara otras formas de divertirse. Por eso se nos ocurrió poner unas pantallas en los baños de los hombres”, dice Juan Carlos Rodríguez, uno de los socios de Ámbar.

También hay algunos maniquíes de dos metros cuyas bases tienen la forma de los zapatos creados por el fallecido diseñador inglés Alexander McQueen y que se hicieron famosos por hacer parte del vestuario de la cantante estadounidense Lady Gaga.

A esas estatuas decidieron cortarles las cabezas para reemplazarlas con unas pantallas en las que se proyectan dibujos animados.

“Somos varios socios y cada uno aportó sus ideas para la adecuación de Ámbar; por eso, se ven los criterios de todos en la decoración”, agrega Juan Carlos Rodríguez.

La pared de la primera planta está cubierta por un piso de madera en el que se pueden leer múltiples inscripciones en inglés, mientras que en el segundo nivel hay un árbol plasmado en un muro que hace referencia al origen de la piedra de ámbar.

Y la decoración varía aún más en el tercer piso del lugar, donde se mezclan paredes rojas con grandes espejos, televisores, parlantes y una ventana desde la que se ve la rumba que hay abajo. En ese espacio suena toda la noche la música electrónica del DJ Juan Carlos Moss.

“Nos enfrentamos al reto de poner un sitio de rumba en la calle 93, donde la gente viene más a comer. Y además quisimos agregar los ambientes; por eso, en las dos primeras plantas suena música crossover, mientras que los amantes de la electrónica tienen el tercer piso solo para ellos”, afirma Rodríguez.

La carta ofrece variados cocteles en los que las protagonistas son las frutas, entre ellas mango, naranja, manzana, melón y mandarina.

El de la casa mezcla ginebra, maracuyá, guaraná y un ingrediente afrodisiaco cuyo nombre se reserva el barman.
Ámbar es una opción para los que quieren charlar, bailar y probar licores en un sector no enteramente dedicado a la rumba.

¿Dónde y Cuándo?

Carrera 11A n.° 93-18, Bogotá. Jueves a sábado de 8 p. m. a 3 a. m. Tel.: 311 531-4367. 25.000 pesos.

CULTURA Y ENTRETENIMIENTO

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.