Se cumple sepelio de menor asesinado por robarle el celular

Se cumple sepelio de menor asesinado por robarle el celular

Según la madre del joven, oriundo de Barranquilla, los asesinos no se llevaron el teléfono.

notitle
19 de noviembre 2015 , 12:43 a.m.

Lo que más le duele a Flor María Orozco, la madre de Juan José Montenegro Orozco, el joven de 16 años asesinado en bus por robarle un celular, es saber que los asesinos después de pegarle el tiro en la cabeza no le quitaron nada.

“Lo mataron por mentirles, el celular se lo dejaron donde lo tenía”, cuenta el profesor Juan Carlos Orozco, tío de Juan José, quien ayer, sumido en el dolor por la pérdida, recordaba los sueños que en algún momento le compartió su sobrino.

Los restos de Juan José son velados en la tarde de este jueves en la sala 4 del cementerio Jardines de la Eternidad, sede sur de Barranquilla. Será sepultado a las 2 p. m. en medio de una ceremonia especial con sus amigos del Colegio de Barranquilla (Codeba), que dispuso de seis buses para trasladar a los estudiantes al camposanto y decretó dos días de duelo.

Allí se encuentra Flor María, destrozada por el dolor que le deja la muerte de su hijo menor. “Ella lo protegía mucho, no lo dejaba que estuviera tarde en la calle y si quería ir a una fiesta le daba permiso siempre y cuando fuera acompañado de alguien conocido”, cuenta la abogada Lina Orozco, prima de la víctima, quien ya entabló la denuncia penal por el homicidio.

Juan José es recordado como un muchacho alegre, servicial y de muy buen genio. Su sueño era ser ingeniero mecánico para tener con qué sacar a sus padres y tres hermanas del barrio Los Almendros, en Soledad, área metropolitana de Barranquilla, y darles todas las comodidades.

“Era muy sano, ya se había ganado el cupo en la Universidad del Atlántico para entrar a estudiar”, asegura el profesor Orozco, quien llegó ayer desde Cartagena a las honras fúnebres.

En la sala de velación también se encuentra Andrea Carolina Orozco, una niña delgada que hoy en la mañana respiraba con algo de dificultad ahogada por el llanto y sentimiento de la tragedia que embarga a la familia. Se acercó y sacó fuerza solo para decir entre cortada que su primo era un joven muy sano, que le había prometido llevarla a un restaurante almorzar la próxima vez que se vieran. “Le gustaba jugar cartas”, dijo la niña antes de reventar en llanto.

El rector del Codeba, Aníbal Cotes Ojeda, recordó que el día de su muerte Juan José había recibido una de las mejores noticias de su vida: podía recibir su título de bachiller sin ningún contratiempo, estaba al día en todas las materias.

“Era un muchacho respetuoso, buen estudiante, un alumno agradable que hasta para hacer una crítica a un compañero o a los mismos profesores por algo que no compartiera, lo hacía de manera respetuosa”, dijo Cotes.

El 4 de diciembre será la ceremonia de grado del Colegio de Barranquilla, a las 4 p. m., en el Hotel de El Prado. El acto será en honor a Juan José, a quien el cuerpo directivo, docente y la promoción de graduandos le ofrecerá un reconocimiento. “Le entregaremos el diploma a la familia, él se lo ganó, pues ya había pasado su año en limpio”, informó el rector.

La muerte de Juan José ha despertado todo tipo de reacciones y solidaridades en Barranquilla. El alcalde electo Alejandro Char anunció que será inflexible con la delincuencia, que habrá más exigencia a la Policía y que insistirá ante el Gobierno Nacional en que le permita sacar el Ejército a las calles de Barranquilla para que patrulle en zonas conflictivas como el suroccidente y suroriente de la ciudad.

Según la Policía Metropolitana de Barranquilla, al parecer, los asesinos son menores de edad y delinquen en los barrios Siete de Abril y Carrizal.

Las autoridades investigan sobre el paradero de los delincuentes. Uno de ellos es conocido como 'Arnold'. Por información que lleve a la captura de los asesinos, la Policía está ofreciendo hasta 5 millones de pesos.

Mientras llega la hora del sepelio, en la sala 4 de Jardines de la Eternidad, Flor María Orozco se mantiene aferrada el féretro de su hijo y en el bolso carga el celular, el mismo aparato por el que dos delincuentes le cegaron la vida al joven que tenía el sueño de ser ingeniero para ayudar a la madre que inconsolablemente quisiera morir con él.

Leonardo Herrera Delghams

Corresponsal de EL TIEMPO

Barranquilla.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.