Mil millones de personas carecen de baños en el mundo

Mil millones de personas carecen de baños en el mundo

Este factor aumenta peligrosamente el riesgo de enfermedades entre niños y de abusos a las mujeres.

notitle
19 de noviembre 2015 , 10:53 a.m.

Unos 2.400 millones de personas no disponen, hoy en día, de inodoros adecuados y casi 1.000 millones (es decir, uno de cada ocho habitantes del mundo) defecan al aire libre.

De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU) esta práctica es uno de los grandes causantes de la expansión de diarreas y parásitos intestinales, que provocan numerosas muertes y casos de malnutrición entre millones de personas, particularmente niños. 

Durante la presentación de la campaña por el Día Mundial del Inodoro, que se conmemora cada 19 de noviembre, la ONU recordó que el precario saneamiento aumenta el riesgo de enfermedades y desnutrición, y pidió especialmente que a mujeres y niñas se les ofrezcan instalaciones seguras y limpias.

"Una de cada tres mujeres en todo el mundo carece de acceso a baños seguros", dijo en un comunicado Ban Ki-moon, secretario general de Naciones Unidas. "Como resultado, enfrentan enfermedades, vergüenza y potencial violencia cuando buscan un lugar para defecar", agregó.

En su página de internet, la ONU invitó a promover la idea de que aún queda mucho por hacer en este aspecto, con sugerencias como "la organización de exposiciones, escribir una canción sobre el retrete, ofrecer una cena o dibujar una caricatura, cualquier cosa que demuestre que #nopodemosesperar más y que todo el mundo debe tener acceso a un inodoro".

Aun cuando los inodoros existen en todo el mundo, algunos ni siquiera merecen el nombre, como ilustra un ensayo fotográfico de Reuters con baños de todo el planeta.

Por ejemplo, en un campamento de refugiados sirios en el Valle de la Becá, en El Líbano, hay letrinas rodeadas de láminas corrugadas cubiertas de graffitis justo al lado de unas precarias tiendas. En el distrito de Marcory, en Abiyán, Costa de Marfil, un baño "privado" está simplemente construido de trozos sueltos de madera y metal.

De acuerdo con Ban, "tenemos el imperativo moral de poner fin a la defecación al aire libre para asegurar que las mujeres y las niñas no corran el riesgo de ser atacadas y violadas simplemente por falta de una instalación sanitaria", declaró Ban.

Los niños, muy afectados

La diarrea es responsable del 9 por ciento de los fallecimientos de menores de cinco años cada año en el mundo; el problema se dispara en los lugares con saneamiento inadecuado, generalmente países pobres, mientras que casos repetidos de este problema terminan por afectar el desarrollo de los pequeños.

Según las estimaciones de Unicef, 159 millones de menores de cinco años sufren retrasos en el crecimiento por ese motivo y otros 50 millones tienen un peso claramente inferior al que deberían tener para su edad.

A la malnutrición contribuyen también parásitos intestinales que afectan a las mujeres embarazadas y que, en muchas ocasiones, se transmiten por la contaminación del suelo en áreas donde la gente hace sus necesidades al aire libre.

"No hay excusas para no actuar en el acceso a los inodoros, incluso en las comunidades más pobres o durante emergencias", advirtió en un comunicado Sanjay Wijesekera, responsable de programas de Agua, Saneamiento e Higiene de Unicef.

En ese sentido, este organismo destaca los progresos logrados en países como Pakistán, Etiopía, Malí y la República Democrática del Congo.

REUTERS Y EFE (LONDRES Y NUEVA YORK)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.