Fanatismo que no entendemos

Fanatismo que no entendemos

El imán terrorista va ganando. Hay que comprender las diferencias y respetarlas.

18 de noviembre 2015 , 04:54 p.m.

Su editorial ‘Lo que viene ahora’ (18-11-2015) expresa el miedo ante un fanatismo que no entendemos.

Algunas claves: comienza con las indetectables y enfrentadas diferencias culturales, según la sociología. Occidente: orientado hacia el futuro, el ser humano es confiable, domina la naturaleza, el resultado es lo que cuenta, individualismo. La cultura árabe: orientada hacia el pasado (regido por la ‘sharia’, vestimenta, etc.), el ser humano es malo (gran Satán), sometido a la naturaleza; lo que uno es es lo importante (apellidos), autoritarismo y jerarquía. Esa es la entelequia del choque de las civilizaciones.

Así, se selecciona políticamente del Corán lo que confirma la maldad del contendor, la diferencia. El fabricante de terroristas se asegura de que el discípulo haya cortado vínculos, lo seduce con el paraíso, convirtiéndolo en héroe de la comunidad, asegurándole el apoyo familiar y social. Los que se inmolan son de dos categorías: los que necesitan supervisión para que no reculen y los convencidos. El antídoto sería que ‘la alegría de vivir’ francesa los asimile, pero la discriminación lo impide. Así que el imán terrorista va ganando. Hay que comprender las diferencias y respetarlas.

Pedro Aja Castaño
Bogotá

Las Farc y la erradicación

Señor Director:

Si las Farc están detrás de los bloqueos contra la erradicación de cultivos de coca (EL TIEMPO, 18-11-15), ¿cómo confiar en su verdadera disposición de dejar el narcotráfico y en su sincera voluntad de paz?

Con esa forma de ganar adeptos, para obtener la refrendación popular de los acuerdos van a tener que bajarle más al umbral del plebiscito o, como dijo el exministro Alfonso Gómez Méndez en su columna pasada, que la refrendación la haga el Congreso, donde el Gobierno tiene mayorías.

El pueblo colombiano anhela la paz y confía en la franca y limpia intención de su Presidente, por eso lo reeligió, mas no aún en la de las Farc, por su accionar incoherente e inconsecuente en pleno proceso de negociación, por la prepotencia, arrogancia y soberbia de sus representantes en La Habana y por la extralimitación en sus pretensiones.

Las Farc no han sido derrotadas, pero el país tampoco ha sido vencido. Los acuerdos deben ser claros, razonables y decorosos para ambas partes.

Luis Iván Perdomo Cerquera
Bogotá

La Selección

Señor Director:

Una seguidilla de pases rastreros cortos al estilo del Barcelona, tan efectivo para llegar con facilidad al arco contrario, necesita que antes de recibir la pelota cada jugador ya sepa a quién se la va a pasar y que el que la recibe la pare magnéticamente.

El adiestramiento en estas dos acciones mejoraría mucho el desempeño de nuestra selección.

Gustavo Hernández Boada
Bogotá

______________________________________________________

opinion@eltiempo.com - @OpinionET

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.