Una Colombia imprecisa perdió 0-1 contra Argentina

Una Colombia imprecisa perdió 0-1 contra Argentina

Lucas Biglia anotó el único gol del compromiso. El equipo nacional quedó con 4 puntos.

notitle
17 de noviembre 2015 , 05:11 p.m.

Solo la salva de aplausos, cuando el equipo abandonó la cancha, hizo caer en cuenta de que se trató de un partido de fútbol y no de un funeral. Porque las caras largas, luego del pitazo final con la victoria 0-1 de Argentina sobre Colombia en la cuarta jornada de las eliminatorias mundiales de fútbol, reflejaron tristeza para los inicialmente fervientes aficionados que asistieron la tarde de este martes al estadio Roberto Meléndez y de los millones de compatriotas contagiados de esa amargura por cualquier rincón de la tierra.(Lea también: 'Este resultado no nos los esperábamos': Luis Muriel)

En todos los sentidos, Colombia padeció de muerte futbolera en el partido contra los subcampeones del mundo, que dieron una verdadera lección de posesión de pelota, durante casi todo el tiempo reglamentario, de paso propinando la primera derrota en casa del seleccionado nacional en la era Pékerman.

De nada sirvió el empuje del jugador número 12. Ni el alentador grito que retumbó en el escenario de la Ciudadela 20 de Julio de “¡Sí se puede, sí se puede!”, que se escuchó por un rato a partir del minuto 10 del segundo tiempo, que con el paso de tiempo, y sin reacción de los jugadores de casa, se apagó tanto como el equipo en la cancha.

La responsabilidad de que ello ocurriera recae en la combinación de virtudes argentinas y fallas colombianas. Poblando el mediocampo, la visita le dio manejo al balón a partir del minuto 5 de juego. Lo puso a rotar, sin desgastarse y, en cambio, puso a correr a los anfitriones. Colombia no presionó, ni agarró marca. Los volantes defensivos Daniel Torres y Alexánder Mejía lucían perdidos y, cuando tenían el balón, entregaban erráticos. Hasta comprometían a la defensa, especialmente los centrales, que quedaban mal parados. (Lea tambien: 'Nos vamos tristes, pero hay que levantar la cabeza': Jeison Murillo)

En una pelota perdida adelante por Teófilo Gutiérrez se vino el contraataque argentino. Y la pelota pasó al costado derecho del local. Desde ese sector, Ezequiel Lavezzi lanzó al medio. Cristian Zapata falló en el rechazo y Lucas Biglia, con el arquero David Ospina en el otro extremo, apenas tocó para silenciar a Colombia con el gol que resultó el del triunfo a los 20 minutos.

La reacción no llegó. En ideas ofensivas, Macnelly Torres y James Rodríguez desaparecieron y prácticamente jamás buscaron asociarse. Con ellos, el trabajo en el frente de ‘Teo’ Gutiérrez y Carlos Bacca fue nulo. Más parecía la Colombia del primer tiempo contra Chile en las eliminatorias pasadas en Barranquilla que cualquier otro equipo. Solo que Argentina, a diferencia de los chilenos que marcaron en aquella ocasión tres veces, desperdiciaron opciones claras de anotar con Gonzalo Higuaín (a los 13 minutos) y con Ángel Di María (a los 41).

Para la segunda parte, Luis Fernando Muriel, la figura del pasado partido en Santiago en Chile, reemplazó a Macnelly Torres, desde la reanudación. Y Edwin Cardona, también importante cuando ingresó en Santiago, hizo lo propio por Gutiérrez (a los 13). Pero ni ese cambio ni el ingreso más tarde de Adrián Ramos por Mejía produjeron beneficios. Colombia apeló más al desespero que al juego de equipo. James no condujo. Cardona se dedicó a rematar sin puntería. Y los delanteros parecían huérfanos.

En cambio, siguió la tocata argentina, especialmente en la mitad con Ángel Di María, desde la izquierda, acompañado por quienes cayeran por el sector.

Y Argentina tuvo una opción más, a los 45 minutos, en otro contraataque, pero el emergente Paulo Dybala, que reemplazó a los 25 a Gonzalo Higuaín, estrelló la pelota en el palo derecho del vencido arquero colombiano David Ospina.

En la agonía del partido, a los 48, a una mala salida del arquero Sergio Romero, ocurrió la mejor opción colombiana. Pero el remate final, del defensor Jeison Murillo, salió por arriba del arco. Los aficionados trataron de meter ese balón porque el empate no era perder dos puntos, sino salvar uno.

Otra vez Argentina ganó en Barranquilla, como en las eliminatorias pasadas, cuando se levantó de un mal inicio. Colombia sufrió un severo revés en este camino al Mundial de Rusia, que menos mal es prolongado.

Eso también indica que lo que pasó este martes, a pesar de esos rostros lánguidos luego del pitazo final, fue una pésima presentación. La salva de aplausos hizo caer en cuenta de que no era un funeral.

ESTEWIL QUESADA FERNÁNDEZ
Redactor de EL TIEMPO
Barranquilla

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.