Del otrora antejardín a los techos verdes

Del otrora antejardín a los techos verdes

Instalarlos en las ciudades le cambia la cara a las edificaciones que lo empleen.

16 de noviembre 2015 , 11:18 p.m.

Cómo olvidar barrios de Bogotá como La Soledad, Teusaquillo, La Castellana y Chicó, que tenían enormes antejardines que hacían parte del paisaje urbano y le daban amplitud a la calle. Esperar el bus del colegio sentado en el pasto era todo un placer, y se respiraba mejor.

Hoy, un jardín verde no es rentable para nadie y es preferible aprovechar cualquier centímetro cuadrado para vender más área.

El nivel de contaminación del aire en las ciudades aumenta de manera exponencial, y aquellos pulmones verdes que existían en el frente de las casas y que eran el factor clave para mitigar este riesgo están desapareciendo.

La Organización Mundial de la Salud aduce que un habitante requiere, en promedio, 15 metros cuadrados de área verde para producir oxígeno. En Colombia, ciudades como Bogotá solo llegan a 4 metros cuadrados por habitante, a diferencia de Santiago de Chile, con 10 metros cuadrados, o Chicago (Estados Unidos), con 100.

Países como Alemania han logrado convertir el veinte por ciento de sus techos en áreas verdes, mejorando así la calidad del aire de sus ciudades. Gracias a la innovación, han desarrollado técnicas de construcción que utilizan plantas vegetales que se instalan en los techos de los edificios.

En Colombia, empresas jóvenes como Vertín S. A. S. y Groncol ya se sumaron a esta tendencia. Esta última argumenta que el beneficio de un metro cuadrado de techo verde “puede producir el oxígeno que necesita una persona, limpiar el 15 por ciento del material particulado de un vehículo, retener 50 litros de agua en un año y compensar el 20 por ciento de la huella de CO2 (gases de efecto invernadero) de una persona. Todo, al mismo tiempo”.

Con más de 60.000 metros cuadrados de techos y jardines verticales verdes instalados en Colombia, existe un novedoso desarrollo sobre la creación de tapetes vegetales, que se venden por rollos ya preparados tecnológicamente en invernaderos (www.metro-verde.com) para instalarlos de manera sencilla.

Son alternativas para recuperar los añorados antejardines o, mejor, sus innumerables beneficios.

JORGE HERNÁNDEZ
Director de Innovandes- Universidad de los Andes

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.