¡Hola !, Tu correo ha sido verficado. Ahora puedes elegir los Boletines que quieras recibir con la mejor información.

Bienvenido , has creado tu cuenta en EL TIEMPO. Conoce y personaliza tu perfil.

Hola Clementine el correo baxulaft@gmai.com no ha sido verificado. VERIFICAR CORREO

icon_alerta_verificacion

El correo electrónico de verificación se enviará a

Revisa tu bandeja de entrada y si no, en tu carpeta de correo no deseado.

SI, ENVIAR

Ya tienes una cuenta vinculada a EL TIEMPO, por favor inicia sesión con ella y no te pierdas de todos los beneficios que tenemos para tí.

Archivo

Pétalos en vez de espinas

¿Acaso no nos enseñaron a proteger a las mujeres, a cuidarlas, a mimarlas y a darles prelación?

FERNANDO QUIROZ
Increíble que sea necesario pronunciar discursos, planear campañas y organizar festivales para decirles a los hombres que las mujeres merecen respeto. Y para pedirles a ellas mismas que no permitan que las maltraten con palabras ni con obras. Increíble, pero las noticias sobre mujeres maltratadas se repiten con indignante frecuencia: las que son golpeadas, las que son violadas, las que son atacadas con ácido, las que son insultadas, las que son subvaloradas. Y también las que son asesinadas por su pareja, que son centenares cada año.
Vuelvo al párrafo anterior y me cuesta trabajo entender lo que yo mismo estoy escribiendo: ¿acaso no nos enseñaron a proteger a las mujeres, a cuidarlas, a mimarlas, a darles prelación, a recordarles sus virtudes y sus fortalezas?
Así debería ser. Por eso los abuelos enseñaban, como norma fundamental, que a las mujeres no se las tocaba ni con el pétalo de una rosa. Y así se llama la campaña que lidera la actriz Alejandra Borrero desde hace siete años: Ni con el Pétalo de una Rosa. Y ha hecho giras y ha organizado charlas y ha presentado cifras dolorosas y ha traído expertos en la materia y ha diseñado festivales: para decir de todas las maneras posibles –con palabras, con mímica, con el lenguaje del cuerpo, con historias representadas– que la violencia contra la mujer es inaceptable. Como lo es que no se legisle amplia y suficientemente para tratar de evitar tan diversas formas de violencia contra ellas, que van más allá de los golpes.
Iba a decir que ellas tienen los mismos derechos que los hombres. Pero sería equivocado: las mujeres tienen más derechos. Se los da la maternidad, por ejemplo, y esos derechos de los que a veces no pueden gozar los han convertido en cariño y protección hacia los seres que, gracias a ellas, vendrán al mundo. Algunos que, pasados los años, olvidarán el significado profundo del útero y del cordón umbilical, y volverán su mano contra mujeres como aquella que les dio la vida. O contra ella misma, como tristemente ocurre a veces.
A partir del próximo domingo, la segunda edición del festival organizado por Alejandra Borrero saldrá a la calle y recorrerá buena parte del país con obras de teatro y conferencias para sensibilizar a los colombianos.
Buena esa, Alejandra. Acá estamos para hacer eco de un mensaje urgente.
FERNANDO QUIROZ
@quirozfquiroz
FERNANDO QUIROZ
icono el tiempo

DESCARGA LA APP EL TIEMPO

Personaliza, descubre e informate.