Una estampilla para recordar la obra de Manuel Mejía Vallejo

Una estampilla para recordar la obra de Manuel Mejía Vallejo

Son 6.300 ejemplares con la imagen del escritor que ya están en circulación

notitle
16 de noviembre 2015 , 10:57 a.m.

Desde el pasado jueves están en circulación 6.300 estampillas con el rostro del escritor Manuel Mejía Vallejo y la frase: “Cada cual es él, más lo que sueña”.

La emisión del sello postal es el resultado de una gestión gubernamental que se inició en el 2010, cuando el Congreso de la República decidió honrar la memoria de Mejía Vallejo. En el 2013 fue sancionada la Ley de honores en su nombre.

La misma Ley ordena, en el artículo 5, que se emita una estampilla “con el rostro y una frase del escritor”. Y, dos años después, entra en circulación.

Una emisión filatélica, como la Mejía Vallejo, es un acto de gobierno delegado en el Ministerio de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones y en el operador postal oficial 4-72.

En ella “Se rinde homenaje a la memoria, vida y obra del intelectual, librepensador y escritor antioqueño”. En emisiones pasadas, 4-72 ha reconocido a importantes eruditos nacionales como Soledad Acosta De Samper, Rafael Pombo, Rufino José Cuervo y Eduardo Caballero Calderón, entre otros.

La foto escogida para homenajer a Mejía Vallejo, lo muestra de perfil. Tiene una ruana cardada, a rayas, que le sirve de abrigo. A la estampilla, la completa la frase: “Cada cual es él, más lo que sueña” y debajo está el autógrafo donde amalgama los dos apellidos: Manuel Mejiavallejo.

Mateo Vallejo, hijo del escritor, señaló que para la familia es un honor muy grande por tratarse de una serie de personajes colombianos de la historia.

“El quería ser reconocido por su obra literaria y por su coherencia y manera de ser en la vida. Es muy emocionante ver ese homenaje impreso. Además el proceso de la estampilla fue muy bonito porque nos contactaron para la escogencia de la foto, de la imagen. Allí aparece en una silla mecedora, sin afeitar, con una ruana, en el corredor de la finca, lugar donde pasó más de 30 años”, agregó

Mejía nació en Jericó, Antioquia, el 23 de abril de 1923, y murió en su casa, en El Retiro, en 1998.

De su obra narrativa se destacan: La tierra éramos nosotros, 1945; Al pie de la ciudad, 1958; El día señalado, 1964, premio Nadal; Aire de tango, 1973; en 1989 obtuvo el premio Rómulo Gallegos por su novela Años de indulgencia.
Mejía Vallejo viajará, pues, por los países en forma de sello postal.

Al reverso de cartas y postales que aún en estos tiempos digitales se siguen enviando.

Precisamente, cuando hoy priman el correo digital y se habla por celular, en el mundo hay personas que conservan la tradición de enviar cartas y, otras, de coleccionar estampillas.

Jesús Augusto Peinado, director del club Filatélico de Medellín, es una de esas. “En esta época digital hay menos circulación de estampillas. Hace 40 años existían en el mundo 90 millones de filatelistas, en este momento solo quedan 40 millones”, dijo.

La filatelia es el arte de coleccionar estampillas de una forma científica. Para Peinado, se trata de una pequeña enciclopedia multicolor donde se reseña la historia de la humanidad.

El proceso de colección se realiza por temas, dependiendo de la época histórica o de los personajes. A su vez, cada estampilla tiene un símbolo o un contenido referente al país que pertenece. La naturaleza, los pueblos, las costumbres, personajes y hechos que hacen historia son los más comunes.

“Yo colecciono de Simón Bolívar, de las guerras de Independencia, de Estados Unidos, Venezuela y temas de la flora”, contó Peinado.

Para él, además de ser una pasión, la filatelia es una inversión dado que las estampillas se valorizan con el tiempo.

“Para la vejez es muy importante tener un hobby tan placentero, es algo que me llena de conocimientos, contactos con amigos en el mundo, personas que son muy solidarias. Uno viaja por el mundo y en todas partes encuentra un filatelista”, agregó.

En Medellín, Peinado fundó el club Filatélico hace 48 años. Recordó que para 1970, el club contaba con 160 participantes. Ahora pertenecen 64 socios, de los cuales asisten activamente a las reuniones unos 28. Para él, es una lastima que no se orienten las personas a coleccionar un arte.

“Hay que tomar consciencia de la importancia de los acontecimientos que se relatan en la historia por medio de las estampillas”, aseguró.

Por eso, desde el club uno de los objetivos es promover el interés por coleccionar estos sellos entre los jóvenes, aquienes les quedará el legado de la filatelia. Buscando un acercamiento, a través de colegios y universidades, fomentan esta cultura.

LAURA GARCÍA GUERRA
laugue@eltiempo.com
@Lauragarciague

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.