El Carmen de Viboral, con un parque más humanizado

El Carmen de Viboral, con un parque más humanizado

Se invirtieron $5.000 millones para transformar el sector y celebrar los 200 años de Independencia.

notitle
16 de noviembre 2015 , 10:28 a.m.

El municipio Carmen de Viboral, ubicado en el oriente antioqueño, inauguró su renovada plaza central. Del espacio público sacaron los parqueaderos para automotores y le adecuaron zonas comunes para que la gente camine o se siente a tomar un café.

Esta transformación de los 10.000 metros cuadrados del parque requirió una inversión superior a los 5.000 millones de pesos. La obra, realizada por la actual administración municipal, es un regalo para celebrar los 200 años de Independencia de la localidad.

Carlos Mario Ramírez, coordinador del proyecto de intervención estético del parque, explica que la base del diseño de la nueva plaza central se basó en recuperar la trayectoria histórica que ha hecho famosos a los carmelitanos, como lo es la cerámica y las vajillas artesanales que han salido desde allí como preciados obsequios.

Se recuerda que durante el mandato del expresidente Alvaro Uribe Vélez, la Primera Dama le envió a la reina Isabel una de esas llamativas piezas.

 

Aunque el proceso es más lento, Los detalles toman valor.

Llama la atención, entre los nuevos elementos arquitectónicos que se construyeron, una torre de 20 metros de altura cuya base en tonos color tierra refleja la materia prima que se usa para elaborar la cerámica. En la parte más alta de la misma, sobresale un mosaico de retazos en tonos amarillo y azul.

Del mismo modo, el trabajo de ingenieros, arquitectos y artistas permitió la elaboración de otros detalles de inmobiliario como lo son las bases del alumbrado que están fabricadas en cerámica.

Las bancas y sillas también tienen incrustaciones en cerámica, que coinciden acertadamente con espacios ya reconocidos por la comunidad como ‘La calle de La Cerámica’.

Esta conmemorativa intervención, aseguró Ramírez, se convertirá en referente de renovación urbana para los municipios vecinos del oriente antioqueño y demuestra que, a pesar de los retos que implican los cambios para una comunidad tan tradicionalista como la que habita en el Carmen de Viboral, sí se pueden lograr obras de gran envergadura durante el cuatrienio.

Aníbal Calle, habitante del Carmen hace 50 años, reconoció el esfuerzo que la administración logró para recaudar los dineros que hacían falta para culminar la obra, sumados al monto inicial de las regalías que se había destinado desde hace 20 meses y admiró el arboreto que quedó en el centro de la obra, donde se recuperaron especies nativas y algunas propias del lugar que cumplían las condiciones fitosanitarias.

Emilia Hoyos, visitante del departamento de Sucre, dice, mientras se comía un helado, que es la segunda vez que visita a el Carmen, que le agrada mucho la nueva adecuación que invita a quedarse y pasar el tiempo bajo la sombra de los arboles sin afán y sin el humo de los carros cerca.

 

Las sillas y parasoles en las esquinas generan una amable conexión que invita a tomar asiento y respirar

Finalmente, quienes tienen la sonrisa marcada en su rostro son los comerciantes. Así lo demuestra Martín Arango, que trabaja en el Salón la Clarita.

A pesar de haber soportado días de mucho polvo y problemas, dice, hoy las ventas se han alejado de las cifras rojas y comienzan a mostrar unos márgenes de rendimiento mayores a los que anteriormente se tenían.

DAVID SÁNCHEZ MEJÍA
Reportero Gráfico de EL TIEMPO
davsan@eltiempo.com
@davidsanchezmej

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.